Quito. Este lunes se dio inicio en el Tribunal Arbitral de La Haya, a la audiencia relacionada con las contrademandas que el Estado ecuatoriano interpuso en contra de la petrolera Perenco, por haber abandonado los bloques petroleros 7 y 21, de la Amazonía.

Perenco tenía pleno conocimiento de los riesgos jurídicos y técnicos que acarreaba la suspensión de operaciones y haber operado dichos campos petroleros de manera negligente, dejando la Amazonía ecuatoriana contaminada y la infraestructura de los bloques que operó hasta que se produjo el abandono el 16 de julio de 2009, en mal estado.

La audiencia, ante el Tribunal integrado por los árbitros Peter Tomka, presidente, Neil Kaplan y J. Christopher Thomas se prolongará hasta el miércoles 18 de septiembre.

En la audiencia, el procurador general del Estado de Ecuador, Diego García, recalcó la importancia de la decisión del Tribunal Arbitral, en tanto “tiene la oportunidad de declarar inadmisible y condenatorio que una empresa haya abandonado un bloque petrolero sin considerar los daños ambientales que produjo la suspensión de sus operaciones y los costos en los que debió incurrir el Estado a causa de la falta de mantenimiento a la infraestructura, equipos y sistemas con los que esa empresa operaba”.

Esta diligencia procesal se realiza en el contexto del arbitraje que iniciara la petrolera en contra del Estado ecuatoriano por una supuesta violación del Tratado Bilateral de Protección de Inversiones (TBI) suscrito entre Ecuador y Francia, y a los contratos de participación de los Bloques 7 y 21 que operaba en consorcio con Burlington.