Hoy en día, las redes de las organizaciones soportan un sin número de aplicaciones y servicios que las vuelven cada vez más complejas. Por este motivo, requieren operaciones exigentes que permitan analizarlas y monitorearlas para detectar y evitar problemas como pérdidas de paquetes, latencia, jitter, consumo del CPU, entre otros.

La detección prematura de fallas es fundamental a los efectos de evitar dificultades futuras que impacten en el correcto desarrollo del negocio de las empresas. Mientras que conocer el perfil de aplicaciones que están montadas sobre las redes permite aprovechar al máximo su potencial.

Para satisfacer esta necesidad de percibir las posibles degradaciones en el servicio, realizar mantenimientos preventivos de la red y analizar los problemas recurrentes, es vital contar con herramientas que gestionen de forma proactiva la infraestructura de telecomunicaciones de una empresa y así evitar realizar inversiones innecesarias que resuelvan momentáneamente los problemas pero que no brinden una solución a largo plazo.

Asimismo, resulta indispensable contar con recursos humanos que desarrollen y conduzcan el análisis de la red y que tengan el know - how necesario para solucionar diversas complejidades, monitoreando permanentemente las variables de la infraestructura de telecomunicaciones de la empresa.

En la actualidad, las principales prioridades de los CIOs son la mejora de los procesos de negocio, la disminución de costos, el aumento de la productividad y consecuentemente, alcanzar el éxito en su negocio. De esta manera, el monitoreo proactivo y análisis efectivo de las redes hace factible la reducción de costos, la eficiencia de las inversiones, la optimización de los recursos humanos y de las telecomunicaciones, haciendo posible tener una visibilidad completa de lo que ocurre en dicha infraestructura de telecomunicaciones, disminuyendo la cantidad de reclamos internos y mejorando la productividad de los empleados de la compañía.

* Gerente de Producto Datos & Internet de Global Crossing.