Este año la producción agrícola se recuperaría notablemente en la mayoría de los países de la región. Sin embargo estas perspectivas positivas podrían verse dañadas por factores climáticos y el comportamiento de la demanda internacional.

Así lo señala un informe conjunto de la Oficina Regional de la FAO para América Latina y el Caribe, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) y el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), que se titula: Perspectivas de la Agricultura y el Desarrollo Rural en las Américas; una mirada a América Latina y el Caribe 2010.

De acuerdo al análisis, la recuperación de la agricultura es importante para revertir los efectos de la crisis económica global, que han sido mayores en las áreas rurales de la región, destacó Adrián Rodríguez, oficial a cargo de la unidad de desarrollo agrícola de la CEPAL.

Durante el año pasado, la producción agrícola aumentó en 24 de los 34 países examinados, se contrajo en siete y se estancó en tres.

El estudio agrega que el ritmo de recuperación de las economías desarrolladas y en desarrollo abre expectativas para que la agricultura de la región recupere el dinamismo que se observó entre 2000 y 2007.

El oficial principal de políticas de la FAO, Salomón Salcedo, indicó que “ya comienzan a verse los primeros signos de recuperación económica, con incrementos en el comercio internacional en la región, especialmente exportaciones a países emergentes del continente asiático, y una reactivación de los mercados laborales”.

En cuanto a los precios, producto de la mayor demanda por materias primas, especialmente desde Asia, se esperan valores relativamente más altos y más volátiles a los de la década pasada en el mediano plazo.

Al respecto, Rafael Trejos, especialista del IICA, afirmó que “aunque a finales del 2008 se presentó una reducción importante en los precios internacionales de las materias primas agrícolas, a lo largo del año 2009 la producción agrícola tuvo un buen desempeño en la mayoría de los países de la región gracias a las políticas contracíclicas aplicadas, a una ligera recuperación en los precios y a las buenas perspectivas de crecimiento, sobre todo de las economías en desarrollo”.

En Latinoamérica, el sector ganadero en la región creció cerca de 4% anual en los últimos años, el doble del promedio mundial, mientras que la pesca industrial y artesanal ya alcanzó o sobrepasó los niveles máximos de producción sostenible de las principales especies.