Quito. Juan Carlos Cassinelli, presidente de la comisión legislativa de Desarrollo Económico, defendió este miércoles el informe favorable que su delegación otorgara a la declaratoria de interés nacional sobre el desarrollo de campos petroleros en el Parque Nacional Yasuní, un hecho que deberá debatirse en el pleno de la Asamblea Nacional.

“Es la primera vez que un gobierno pide autorización para algo así, dentro del marco de la Constitución”, dijo el asambleísta, al recordar que esta solicitud del ejecutivo surge en el Ecuador luego de que el presidente declarara el fin de la iniciativa Yasuní ITT y, en consecuencia, pide un pronunciamiento del Legislativo para desarrollar campos.

La Iniciativa Yasuní ITT pretendía dejar en el subsuelo unos 860 millones de barriles de crudo de los campos Tiputini, Tambococha, Ishpingo, que al precio actual significan ingresos por unos US$18.000 millones.

“Los estudios revelan que el 50% de los ingresos que vendrían en los próximos 20 a 25 años dependen del campo Ishpingo Sur, por lo tanto la Comisión Económica, lo que hace en su informe es develar la necesidad de revisar la posibilidad de explotar todos estos campos”, dijo Cassinelli.

El representante de los ingenieros petroleros del Ecuador, Ítalo Cedeño, explicó que “en una plataforma de 2 hectáreas se pueden perforar 40 pozos en Ecuador; en el mundo se están perforando 150 pozos por plataforma”, al referir la modalidad de perforación horizontal y direccional que se aplicará en los campos petroleros del Yasuní, lo que disminuye el impacto.

De hecho, el gobierno socialista del Ecuador propone que se utilicen como máximo 200 hectáreas del Parque Yasuní para desarrollar sus campos. La reserva amazónica posee algo más de un millón de hectáreas de superficie.