Buenos Aires. La Legislatura de la sureña provincia argentina de Neuquén inició este miércoles el debate en comisiones de un decreto por el que se otorgó la concesión a las petroleras YPF y Chevron para la explotación de petróleo no convencional en un área dentro de la gigantesca formación de Vaca Muerta.

El decreto, firmado el pasado 24 de julio por el gobernador de Neuquén, Jorge Sapag, comenzó este miércoles a ser analizado por los integrantes de la comisión de Hidrocarburos de la Legislatura provincial, confirmaron fuentes legislativas.

A esta primera reunión de la comisión asistió el ministro de Energía de Neuquén, Guillermo Coco.

La comisión de Hidrocarburos deberá expedirse sobre si habilita o no el debate del decreto en el pleno de la Legislatura provincial.

Sapag otorgó por decreto la concesión del área General Mosconi a YPF, controlada por el Estado argentino, y la estadounidense Chevron, para poner en marcha allí el primer desarrollo masivo de hidrocarburos no convencionales dentro de Vaca Muerta.

Una vez que la Legislatura dé su conformidad al decreto de Sapag, Chevron desembolsará los primeros US$300 millones de la inversión total prevista por parte de la petrolera estadounidense de US$1.240 millones.

El acuerdo rubricado en julio pasado por Chevron e YPF permitirá el desarrollo en una primera fase en una zona de 20 kilómetros cuadrados en el área Loma La Lata Norte-Loma Campana, dentro de Vaca Muerta.

La primera fase del proyecto implica la perforación de un centenar de pozos.

El proyecto supone una inversión total de US$1.500 millones  en la zona, donde ya trabajan quince equipos de perforación y se extraen unos 10.000 barriles equivalentes de petróleo diarios.

El desarrollo total del área Loma La Lata Norte-Loma Campana, de 395 kilómetros cuadrados, requerirá la perforación de unos 1.500 pozos adicionales para alcanzar, en 2017, una producción diaria de 50.000 barriles de petróleo y tres millones de metros cúbicos de gas natural asociado.

La superficie total de Vaca Muerta es de alrededor de 30.000 kilómetros cuadrados, de los cuales YPF tiene derechos sobre unos 12.000 kilómetros cuadrados.

YPF está bajo control del Estado argentino desde mayo de 2012, tras la expropiación del 51% de las acciones a la española Repsol, que mantiene en la petrolera argentina una participación del 12%.