ae brand lab

Los desafíos de un actor global

Ser una multinacional significa más que tener operaciones en varios países. La compañía chilena considera que hoy adquieren valor creciente principios históricos de su quehacer, como la innovación, la sustentabilidad y la contribución al desarrollo de las industrias y los países.

La internacionalización de Empresas Copec es un proceso estratégico que se desarrolla desde hace décadas. Primero se ejecutó una fase comercial, que tiene a los productos de la compañía presentes en más de ochenta países por largo tiempo.

La segunda fase, de internacionalización productiva, adquiere un nuevo impulso con las inversiones realizadas durante 2016, que le permiten contar hoy con plataformas productivas en 16 países.

"Buscamos que cada experiencia en el exterior se traduzca en valor incremental para los países que nos reciben, en línea con uno de nuestros principios fundacionales: aportar a la evolución de las industrias y a los desafíos de la Región”, explica Eduardo Navarro, gerente general de la compañía.

Algo que confirma, Guillermo Tagle, director del Instituto Chileno de Administración Racional de Empresas, ICARE: “Cuando una empresa nacional crece más allá de las fronteras, el impacto para Chile es multiplicador, porque empieza a ramificar sus beneficios hacia muchas otras áreas de la actividad económica y, por lo tanto, genera un aporte significativo al desarrollo y al progreso del país”. 

2016: Adquiriendo mayores liderazgos

Abastible, que desde 2011 cuenta con presencia productiva y comercial en Colombia, ingresó a nuevos mercados en la Región, tras alcanzar un acuerdo con Repsol para adquirir la distribución de Gas Licuado de Petróleo (GLP) en Perú y Ecuador, ubicándose entre los tres principales operadores de América Latina.

Por su parte, Copec efectuó dos operaciones importantes en 2016, que se suman a la compra de la colombiana Terpel realizada en 2010. En primer lugar, está la adquisición de la estadounidense Mapco, red de estaciones de servicio y tiendas de conveniencia con presencia en siete estados del país del norte.

A ello sumó la suscripción de un acuerdo con ExxonMobil para la elaboración y distribución de lubricantes Mobil en Colombia, Ecuador y Perú, entre otras operaciones en estos mismos países.

Arauco, en tanto, dio su primer paso productivo más allá de América, con la adquisición del 50% de la empresa Tafisa, compañía que posee plantas de paneles en España, Portugal, Alemania y Sudáfrica. Adicionalmente, la empresa inició la construcción de un complejo productivo en el estado de Michigan, EE.UU. Estas operaciones consolidan a Arauco como el segundo mayor productor de tableros a nivel global.

Al respecto, Alfredo Moreno, presidente de la Confederación de la Producción y del Comercio, CPC, señala: “Creo que el 2016 fue un año muy relevante para Empresas Copec. Vemos a una empresa chilena participando en un mercado del tamaño y la competitividad como es el de Estados Unidos, que está ingresando en Europa, aparte de expandirse regionalmente… creo que esto la sitúa en otra etapa, en otro nivel”.

Sustentabilidad estratégica

Indicadores como el Dow Jones Sustainability Index y el FTSE4Good de Londres subrayan que el crecimiento exhibido por Empresas Copec se da en un contexto de plena sustentabilidad. "Estos reconocimientos son motivo de orgullo, aunque nuestro compromiso empresarial con la sustentabilidad tiene larga trayectoria", precisa Navarro.

Al respecto, el ejecutivo destaca cinco puntos clave para la compañía: el cuidado de los intereses de sus accionistas; sólidas estructuras de gobierno corporativo; vocación por innovar; una gestión empresarial sustentable; y la contribución al desarrollo de las industrias y los países en que participa.

Navarro subraya que "se trata de una convicción profunda que trasciende nuestro propio quehacer productivo". El compromiso con iniciativas chilenas como el Centro de Innovación UC Anacleto Angelini, la Fundación Copec-UC, la Fundación Belén Educa, la Fundación Educacional Arauco, el “do tank” de arquitectura Elemental y la participación en Enseña Chile, son sólo algunos ejemplos.

Eduardo Navarro, gerente general Empresas Copec:

“La clave está en equipos de trabajo comprometidos, valorando el saber local y compartiendo las buenas prácticas entre países”.

- A su juicio, ¿cuáles son las principales potencialidades que ha logrado desarrollar Empresas Copec para consolidar su proceso de desarrollo internacional?

- Empresas Copec se caracteriza por su sólida visión de largo plazo, con inversiones estudiadas en horizontes de décadas y no de años. Eso es lo que otorga tranquilidad en la toma de decisiones y da la posibilidad de enfrentar adecuadamente las contingencias económicas. El proceso de internacionalización productiva, y en especial las inversiones del año 2016, han sido una prueba de ello.

En segundo término, tenemos en nuestro ADN la cultura de la innovación, lo que permite encontrar respuestas frescas a los desafíos productivos y comerciales emergentes. Es un atributo competitivo clave en cada una de las industrias en las que participamos.

En tercer lugar, tenemos disposición a aprender de las culturas, hábitos de consumo y comportamientos de los mercados. Esto genera un proceso de mejoramiento continuo, tanto hacia Chile como desde Chile.

También resulta fundamental la capacidad de conformar equipos de trabajo comprometidos, valorando siempre el saber de los profesionales locales y compartiendo las buenas prácticas entre los países.

Más que potencialidades, diría que se trata de convicciones, algunos de los elementos centrales de nuestro modo de hacer empresa.