ae brand lab

Los planes de Perú para convertirse en el gran destino audiovisual de América Latina

Ya sean proyectos de cine, televisión o publicidad, el país andino alista un paquete de incentivos para convencer a casas productoras internacionales a rodar en su diversa geografía y ser más competitivo que otros países de la región que ya cuentan con una estrategia desplegada y son sede de éxitos en diversos formatos visto a nivel global.
Lunes, 19/07/2021 Natalia Vera Ramírez

A partir del tercer trimestre de 2021, la clásica postal de Machu Picchu que tantos turistas ansían tomarse una vez llegan a la ciudadela inca podría tener un personaje famoso que le robe protagonismo. Se trata de Optimus Prime, el líder de los Autobots y uno de los principales personajes de “Transformers”, la saga de acción y ciencia ficción basada en la línea de juguetes de Hasbro, cuya octava película se rodará en las regiones peruanas de Cusco y San Martín.

Así lo anunció la misma Paramount Pictures durante un evento virtual semanas atrás, en el que confirmó que el país andino será uno de los lugares de rodaje de “Transformers: El Despertar de las Bestias”, según informó la Comisión de Promoción del Perú para las Exportaciones y Turismo (Promperú).

“Como cineasta, me parece verdaderamente inspirador sumergir nuestra película en la cultura peruana. En esta ocasión vamos a tener la oportunidad de filmar en Cusco, ubicado en lo alto y profundo de la cordillera de los Andes, donde es posible encontrar rastros de una sofisticada civilización Inca que sobrevivió en el tiempo y que continúa viva en las comunidades cusqueñas”, dijo el director y guionista Steven Caple Jr., tras confirmarse esta noticia.

De esta forma, Perú se une al grupo de países de América Latina que buscan convertirse en un destino audiovisual atractivo para que productoras de contenido audiovisual muestren los atractivos paisajes y generen un impacto económico.

“Filmar una película, una serie o un comercial en un destino siempre jala y si es exitoso, mucho más porque la gente es muy curiosa y busca nuevas formas de hacer turismo. La trilogía de “El Señor de los Anillos'' es un buen ejemplo de esto. Antes de las películas, Nueva Zelanda era un país muy lejano y poco conocido, solo se sabía que producía leche y todo era verde, pero tras el éxito de la saga todos querían conocer la tierra del hobbit”, dice Amora Carbajal, presidenta ejecutiva de Promperú.

Y es que el impacto de una producción, especialmente de una película con alto presupuesto como “Transformers”, es doble. Por un lado está el que se produce durante el rodaje por la generación de empleo y el consumo de bienes y servicios de empresas de la zona y por otro, los negocios que se pueden crear en torno a la trama de un film.

“Se trata de un turista cinematográfico que es un segmento que queremos empezar a trabajar. Estamos en pañales, pero hay un gran potencial para crear nuevas formas de negocios alrededor. Aquí es fundamental la creatividad de los operadores turísticos para desarrollar productos alrededor de una película, así como se hizo con las películas de “Harry Potter” en Inglaterra o “Amélie'' en Francia. Todo el mundo quiere ir al sitio donde fue filmada una película, esa pasión e ilusión que genera es lo que busca ahora un turista, nuevas formas de viajar con esta premisa”, dice la ejecutiva peruana.

La generación de negocios es clave para el turismo peruano, un sector que ha sufrido un duro revés debido a la pandemia –según la empresa de análisis de datos GlobalData, Perú fue el país más afectado de Sudamérica con una caída de 73% de visitantes extranjeros en 2020– y que hoy busca reactivar su dinamismo.

“Dada la capacidad de la producción audiovisual para impactar una economía de manera significativa y a gran velocidad, varios gobiernos ya están considerando al sector como un componente clave de la recuperación económica a raíz de la pandemia. Esto se está llevando a cabo mediante una serie de medidas para alentar el reinicio de la producción, incluidas disposiciones financieras y logísticas.Tales medidas reflejan los desafíos que pueden enfrentar las producciones a raíz del COVID-19”, dice la empresa de consultoría estratégica en el sector de las industrias creativas Olsberg SPI en su estudio “Producción audiovisual global: el impacto de la producción de cine y televisión en la recuperación económica tras el COVID-19”.

"Contar con incentivos económicos es importante. A veces nos gana otro país justamente porque no tenemos esos beneficios", admite Amora Carbajal, presidenta ejecutiva de Promperú.

LOS INCENTIVOS COMO PRINCIPALES ACTORES

Perú se une a la carrera por atraer inversiones en el sector audiovisual detrás de otros países que vienen trabajando estrategias que incluyen incentivos como devoluciones o exoneraciones tributarias.

Uno de los casos de mayor éxito en América Latina es el de Colombia, que a través de la Comisión Fílmica Colombiana, un proyecto de Proimágenes Colombia, apoyado por el Gobierno Nacional, promociona al país como destino para la producción audiovisual y que además de tener paisajes exuberantes, ofrece a las productoras el reintegro del 40% de los gastos en servicios audiovisuales y 20% de los gastos de servicios logísticos en el país.

Esta estrategia ha rendido frutos y tiene a Bogotá como la ciudad con el mayor número de profesionales (más de 8.000) del sector audiovisual en todos los campos y etapas de la producción del país y con grandes casas de renta, estudios de grabación, productoras que ofrecen sus servicios a Netflix, Amazon, HBO, Sony Televisión, entre otros, y postproductoras con altos estándares de calidad.

En el caso de Perú, si bien en 2019 el gobierno emitió el Decreto de Urgencia 022 que promueve la actividad cinematográfica y audiovisual y que designa a Promperú como ente promotor del país como destino de locaciones, aún no tiene listo un paquete de incentivos económicos, lo cual le resta competitividad frente al resto de países que vienen un paso más adelante.

“Tenemos un equipo en Promperú trabajando de manera articulada y transversal con los ministerios de Relaciones Exteriores, de Economía y Finanza, del Ambiente, de Cultura y otras entidades como la Superintendencia Nacional de Aduanas y de Administración Tributaria (Sunat), las regiones y municipalidad para definir los incentivos tributarios, el otorgamiento de licencias y servicios de visado especiales para el equipo que viene al país a grabar”, dice Amora Carbajal. “Hay otros países que sí nos llevan ventaja como Colombia, República Dominicana, Brasil y Uruguay. Las productoras buscan paisajes interesantes que Perú tiene, pero también beneficios económicos. Con el paquete de incentivos económicos o tributarios listo, queremos poner en vitrina al país. Nuestra ventaja es que no nos han visto tanto internacionalmente como locación, entonces tenemos mucho por hacer”.

En tanto, Perú no solo apunta a las grandes producciones, sino a todo tipo de producciones que muestren la imagen del país, incluso a través de dibujos animados como lo ha logrado Colombia a través de “Encanto”, la película de fantasía musical animada de Walt Disney, inspirada en la tierra del café y que será estrenada en noviembre de este año.

En ese sentido, Carbajal aclara que el impacto de ingresos que genera la actividad audiovisual depende del nivel de producción (ver recuadro). “Una cosa es grabar un comercial a cargo de una productora mediana y otra una mega producción que puede generar varios millones de dólares. También depende si es una producción que se verá solo a nivel regional o global”, dice. 

Perú también quiere aprovechar el boom de producción audiovisual a cargo de plataformas de streaming, que cada vez más apuestan por países latinoamericanos como locaciones de sus rodajes. Según SEMRush, una plataforma de análisis de tráfico web, debido a la pandemia el consumo de contenidos en plataformas over the top (OTT) como Netflix y Amazon Prime, tuvo un incremento significativo llegando a tasas de más de 200% durante las primeras etapas del confinamiento, así como un aumento de consumo de contenidos locales que han beneficiado al sector audiovisual en los últimos meses.

En ese sentido, a fines de setiembre está previsto el inicio de la grabación de la tercera temporada de “La Reina del Sur'', una coproducción de Telemundo Global Studios y Netflix, que tendrá como escenario a las ciudades de Cusco y Lima.

Otros proyectos cinematográficos en el pipeline de Perú son la película autobiográfica francesa basada en la vida de María Reiche, “Lady Nazca'' y algunos documentales en diversas regiones que son otra buena alternativa para promocionar al país. Puntualmente, Promperú viene analizando con Discovery Channel la posibilidad de grabar un proyecto en el norte del país.

De esta forma, Perú busca replicar el éxito obtenido en la gastronomía a nivel global, pero en el campo audiovisual. “Cómo Promperú hace 15 años apostamos por el turismo gastronómico, a pesar de que muchos pensaban que no era la mejor opción. Hoy queremos hacer lo mismo en la industria audiovisual que tiene potencial internacional y genere empleos y que es lo que el país necesita”, dice Carbajal.

Por lo pronto, el estreno de “Transformers: El Despertar de las Bestias” está previsto para junio de 2022 y los ojos de espectadores de todo el mundo estarán en la principal atracción turística del país. Más allá de los millones que pueda lograr la película en la taquilla, será clave el rédito que obtendrá el país para que otros estudios de talla mundial se animen a elegir a Perú como su próximo destino de rodaje.

* Fotos Promperú.