Washington. Bernard Madoff, quien cumple una sentencia de 150 años en una cárcel de Carolina del Norte, EE.UU. por dirigir una estafa que le costó miles de millones de dólares a sus inversionistas fue golpeado por otro preso en diciembre, según tres fuentes citadas por el servicio de noticias Dow Jones Newswires.

Después del ataque, Madoff, quien se declaró culpable hace un año y fue enviado a una prisión federal en el pueblo de Butner, fue trasladado el 18 de diciembre al centro médico de la cárcel para recibir tratamiento.

En ese momento, la Oficina de Prisiones dijo que los rumores de un asalto eran falsos y que Madoff sufría de mareos e hipertensión.

Uno de sus abogados, Ira Sorkin, agregó en ese momento que Madoff experimentó un alza en su presión arterial y palpitaciones. Sorkin se abstuvo de comentar este miércoles sobre si su cliente fue golpeado, diciendo que "no hago comentarios sobre las condiciones de la prisión o de su familia. Esa ha sido mi política".

Madoff fue tratado por una nariz rota, costillas rotas y cortes a su cabeza y cara, según un convicto que se encuentra cumpliendo su condena por tráfico de drogas en Butner actualmente y quien supo del incidente. Los detalles de las heridas no pudieron ser verificados independientemente.

Confirman versión. Otro convicto que fue liberado hace poco después de cumplir su condena por tráfico de drogas también confirmó el asalto, así como una tercera persona familiarizada con la situación de Madoff.

El ex convicto dijo que la disputa se centró en dinero que el asaltante pensaba que le debía Madoff.

El preso que aún cumple con su condena dijo que el asaltante de Madoff era un hombre corpulento, que paga una condena por tráfico de drogas.

La madre del supuesto asaltante dijo en una entrevista que su hijo no ha mencionado ningún altercado con Madoff, pero que él ha sido un físico culturista y contaba con un cinturón negro en Judo antes de ser herido en una balacera en 2002.

Tras las rejas ha recuperado su fuerza y se ha vuelto a poner en forma, dijo.

Investigación interna descartó ataques. La Oficina de Prisiones dijo que investigó el incidente, un proceso que incluyó una entrevista con Madoff.

"En diciembre le dijo a los empleados que no fue asaltado y se completó una investigación luego de tomar sus declaraciones, las cuales corroboraron sus afirmaciones", dijo Traci Billingsley, una portavoz de la Oficina de Prisiones. "Ninguno de los reos le dijo a los empleados que él había sido asaltado".

No es raro que los prisioneros nieguen haber sido golpeados, ya que no desean arriesgarse a ganarse una reputación de soplones, según expertos carcelarios y defensores de los prisioneros.

Los convictos de alto perfil pueden correr un riesgo adicional debido a que otros presos podrían asumir que tienen dinero o acceso a otros recursos, dicen los defensores.

Cuando The Wall Street Journal preguntó sobre el supuesto asaltante, ella dijo que ese escenario sería "virtualmente imposible" debido a que ese prisionero vivía en una unidad diferente a la de Madoff y cada unidad era cerrada cada anoche, pero según los prisioneros ambos se cruzaron varias veces.

Denise Simmons, portavoz de la prisión Butner dijo que "no tenemos conocimiento o información de que él haya sido asaltado".

Madoff, de 71 años, ha sido devuelto a las instalaciones de mediana seguridad en donde se encontraba originalmente, según la Oficina de Prisiones.