Nueva York. Los accionistas de Burlington Northern Santa Fe Corp, la segunda mayor compañía ferroviaria de Estados Unidos, aprobaron su venta a Berkshire Hathaway Inc, lo que abre el camino para la mayor adquisición del magnate Warren Buffett, que será completada el viernes.

Berkshire está comprando el 77,4 por ciento de Burlington Northern que todavía no poseía. La transacción en efectivo y acciones fue valuada en 26.400 millones de dólares, o 100 dólares por acción, y valuó a toda Burlington Northern a alrededor de 34.000 millones de dólares.

"Mañana comienza el primero siglo de BNSF en manos de Berkshire Hathaway", dijo Buffett, de 79 años, en un comunicado. "Deseo cada día de ello ya que nuestro tren hace su parte para asegurar la futura prosperidad de nuestro país", añadió.

El origen de Burlington Northern se remonta a 1849.

De las acciones de Burlington Northern que no pertenecían a Berkshire, alrededor de un 70 por ciento favorecieron la fusión, excediendo los dos tercios de aprobación necesarios.

Berkshire dijo que los tenedores de un 40,9 por ciento de los títulos eligieron cambiarlos por efectivo, un 43,4 por ciento eligieron acciones y el resto no decidió. Berkshire apuntaba a una proporción de 60/40 entre efectivo y papeles.

La adquisición ya le ha costado a Berkshire su última calificación crediticia "AAA," en parte porque es una gran apuesta que podría ser un lastre sobre el capital y comerse una buena porción del efectivo.