Sala de Inversión.  Tras una nueva caída de los bonos, que produjo cierta inestabilidad en los mercados de renta variable, las materias primas mostraron la semana pasada su mejor rendimiento desde 2012. 

El informe de Ole S. Hansen, analista senior de Materias Primas, Saxo Bank, también detallaba que los mercados financieros se han visto en problemas debido al aumento de las expectativas con respecto al inicio de los recortes en la compra de activos por parte de la Reserva Federal a partir del 18 de septiembre. En tanto, el rendimiento de los bonos estadounidenses a diez años alcanzó su nivel más alto de los últimos dos años y esto ha provocado la caída de los mercados de renta variable, al igual de lo sucedido en junio.

3094

Los metales preciosos, el sector de mejor rendimiento. Las materias primas se mantuvieron firmes por diversas razones. Sin embargo, para sorpresa de todos, el sector que tuvo mejor rendimiento fue el de los metales preciosos, y pese al aumento en el rendimiento de los bonos y los rumores de recortes de la Fed, lograron repunte significativo. La plata volvió a integrar el mercado alcista, con un repunte de más de 25% respecto a su nivel mínimo registrado el 28 de junio pasado.

Los mercados de la energía, favorecidos por las interrupciones en el suministro.

Actualmente, los mercados de la energía son respaldados por las interrupciones de suministro en Libia y la crisis política de Egipto, mientras que los metales industriales siguen al alza tras advertirse señales de crecimiento en China e indicios de un posible fin de la recesión en Europa. El sector agrícola también contribuyó a las ganancias, con el maíz y la soja a la cabeza tras las revisiones a la baja correspondientes a la producción de este año.

Brilla la plata. El metal plateado se ha destacado por encima de los demás commodities, ya que continuó su ascenso por segunda semana consecutiva, alentado por el impulso y las compras técnicas de los CTAs y los fondos de cobertura. Esto ha derivado en impactante repunte del 27% en relación a los niveles mínimos de junio, con un aumento de casi 20% en apenas dos semanas. Esto significa que ahora integra un mercado alcista, fenómeno que ocurre cuando un precio sube más de 20% en relación a su mínimo más reciente. Una mejor sensación de los metales industriales, liderados por aumentos importantes en los precios del aluminio y el zinc - impulsados a su vez por el aumento de las importaciones chinas - fueron los principales causantes del repunte de la plata.

3095

El oro se beneficia de las ganancias de la plata. El metal preciado continuó beneficiándose del importante aumento de la plata, a tal punto que ciertos rumores negativos sobre el oro no han provocado ningún impacto, y el rebote llevó al metal dorado a superar la resistencia de US$1.350 por onza para llegar hasta niveles de US$1.374, el valor más alto en casi dos meses. En tanto, los fondos negociados en bolsa (ETFs) se encaminan hacia su primer aumento semanal desde febrero. Esto ocurrió durante una semana en la que los informes sobre las tenencias de ETF SPDR GLD correspondientes el segundo trimestre dieron fe de que los inversores institucionales se comportaron como vendederos agresivos a lo largo del trimestre.

De cara al futuro, el oro podría repuntar aún más y llegar a niveles de US$1.415, e incluso a US$1.450 en los próximos meses, si nos basamos en la suposición de que los recortes anticipados por parte de la Fed son ya una realidad y que cualquier cambio en las expectativas indicaría un soporte. Pero antes será necesario lograr un soporte próximo a 1.350, seguido de una ruptura por encima de los US$1.370,6, que representa el 61,8% del nivel de retroceso con respecto a la caída entre mayo y junio.

3096

Expectativas de una menor producción brindan soporte al maíz y a la soja. El maíz y especialmente la soja encontraron soporte en dos informes independientes que pronosticaban una producción otoñal menor a la esperada. Mientras tanto, una superficie en acres en los EE.UU. mayor a la esperada, fue abandonada en esta primavera boreal, dado que el clima húmedo no permitió a los agricultores cosechar a tiempo.

Sin embargo, el centro de atención inmediato está vinculado a las condiciones climáticas actuales, que son demasiado cálidas y secas en algunos lugares. Esto aumenta el riesgo de que la cosecha sea más pequeña de lo esperado y los precios hayan ascendido, por lo que los fondos de cobertura se vieron obligados a reducir sus posiciones bajistas que habían alcanzado niveles históricos para el maíz.

Cambios en la dinámica del mercado de crudo. El Brent se está comercializando nuevamente en torno a los US$110 por barril, lo que representa un precio medio con respecto a los últimos dos años, pero también el precio más elevado de los últimos cuatro meses.

Los cortes en el suministro en Libia y la crisis en Egipto brindaron soporte en un momento en el que hay una importante demanda estacional por parte de las refinerías. La huelga y la inestabilidad en los puertos claves de salida del crudo de Libia generaron una fuerte caída de las exportaciones, mientras que la violencia y cientos de muertos civiles en Egipto ocasionó nuevas preocupaciones respecto a la seguridad del pasaje de 4,5 millones de barriles diarios a través del canal de Suez, ya sea por vía marítima o por vía de los oleoductos.

El hecho de que estos acontecimientos no hayan provocado un aumento de precios aún más importante como los observados en otras ocasiones, indican cómo la dinámica del mercado del crudo podría estar cambiando, principalmente debido a un aumento en la producción externa a la OPEC.

Los cortes en la producción durante la guerra de Libia (2011) y el embargo contra Irán (2012) dispararon los precios por encima de US$125 el barril: actualmente nos encontramos muy lejos de alcanzar ese nivel. Los fondos de cobertura mantienen la firme postura que tanto el WTI como el Brent podrían aumentar, considerando que mantienen posiciones netas largas históricas en los futuros de ambos crudos. 

La demanda de las refinerías alcanzará su máximo estacional en algunas semanas, lo que resultará difícil mantener los precios elevados, a menos que la situación en Egipto y Libia continúe empeorando. El Brent podría alcanzar los US$114 por barril durante este tiempo, antes de volver a situarse por debajo de los US$110.