Londres. El grupo IAG, surgido de la fusión entre las aerolíneas Iberia y British Airways (BA) y que ahora integra también Vueling, transportó a 7,21 millones de pasajeros en julio, 32,8% más que en el mismo mes de 2012, informó este martes la compañía.

Según un comunicado, las mayores alzas en el tráfico de pasajeros del grupo se dieron en los vuelos domésticos (Reino Unido y España) y en los europeos con 54,8% y 51,8%, respectivamente, hasta los 1,92 y 3,52 millones.

IAG también aumentó 8,3% su volumen de usuarios en las rutas con la región Asia-Pacífico, mientras que cayó 16,2%, 8,9% y 0,2% el de pasajeros en sus destinos a Latinoamérica, África, Oriente Medio y Sudeste Asiático y a Norteamérica, respectivamente.

La demanda, medida en pasajeros por kilómetro transportados (PKT), se incrementó en julio 6,6% respecto al año anterior, con una pronunciada alza del 56,6% y el 48,1% en los vuelos domésticos y europeos, respectivamente.

La oferta, medida en asientos por kilómetro ofertados (AKO), aumentó 8,5% gracias, como en el anterior apartado, al repunte del 55,7% y el 46,4% en los trayectos del Reino Unido, España y Europa.

Por aerolíneas, BA igualó en julio la PKT del año anterior al mantenerse en los 11,9 millones de pasajeros, mientras que su AKO cayó medio punto hasta los 14,02 millones.

En Iberia la demanda cayó 19,3% hasta los 3,99 millones y la oferta disminuyó 13,9% hasta los 4,88 millones de asientos por kilómetro.

En la nota, IAG informó de que el tráfico acumulado del grupo de enero a julio llegó a 36,30 millones de pasajeros, 16,5% más que en 2012 durante ese mismo periodo.

La compañía explicó que las caídas experimentadas en el tráfico "del segmento de largo recorrido" están influenciadas por el cambio en el "calendario del Ramadán" y por la política del Grupo, "dirigida a mejorar los ingresos unitarios a través del incremento del 'yield', en lugar del factor de ocupación".

El Grupo recordó asimismo que las "condiciones de mercado subyacentes" permanecen sin cambios respecto a las "descritas" en la publicación de resultados del segundo trimestre de 2013 el pasado 2 de agosto.

En aquel informe, IAG destacó que había entrado en beneficios en el segundo trimestre del año, al ganar 127 millones de euros frente a los 78 millones que perdió hace un año, gracias a los "frutos" de los ajustes llevados a cabo en Iberia.

No obstante, el Grupo señaló que había cerrado el semestre con una pérdida de 503 millones, casi 2,5 veces más que hace un año, lastrado por los gastos de la reestructuración de la española en el primer trimestre.