El secretario de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación de México, Enrique Martínez, se reunió en Pekín con responsables de seguridad alimentaria, sanidad y agricultura de China para avanzar las negociaciones para la exportación de un mayor número de alimentos al país asiático.

Prácticamente ultimados los trámites para exportar dos productos clave mexicanos, la carne de cerdo y el tequila, en la actual visita la delegación encabezada por Martínez debatió la llegada a China de otros productos, como el limón, el mango, la carne de bovino, el azúcar, el marisco o las bayas ("berries").

Según Martínez, quien también ha visitado esta semana Corea del Sur para promover las exportaciones agropecuarias mexicanas a ese país, las negociaciones para que China autorice estos productos serán "más aceleradas" que las mantenidas para la carne de cerdo, que se prolongaron durante cuatro años, porque "se ha definido ya una agenda".

"La intención es que ya haya resultados antes de la visita prevista del presidente (Enrique Peña Nieto) a China en 2014, lo que tampoco significa tener que esperar un año", subrayó Martínez, quien se reunió ayer y hoy con los ministros de Agricultura (Han Changfu) y Comercio (Gao Hucheng), así como con el máximo responsable de cuarentenas, Zhi Shuping.

Las negociaciones más avanzadas, las de la carne de cerdo (el pasado año se elaboró la primera lista de cuatro empresas mexicanas autorizadas a exportar a China) están pendientes ahora de acuerdos para su comercialización.

En cuanto al tequila, las negociaciones se encuentran en el proceso de revisión técnica de las normas que permitan la entrada sin restricciones del tequila 100 por 100 agave.

Según los responsables del Consejo Regulador del Tequila que acompañaron al secretario mexicano, la futura exportación al mercado chino abre grandes posibilidades para México y podría incluso suponer un aumento en el 10 por ciento de los puestos de trabajo en un sector que ya da empleo a 70.000 familias.

El responsable de agricultura y ganadería subrayó la necesidad de acelerar los intercambios entre China y México y equilibrar la balanza comercial, además de incrementar la presencia agroalimentaria mexicana en el país asiático, que "hasta ahora ha sido marginal".

Añadió que México está interesado en la cooperación tecnológica con China en materia agropecuaria, especialmente en sus técnicas de inducción de lluvias, que podrían ser muy útiles para un agro mexicano que sufre tres años consecutivos de fuerte sequía.