Santiago.- La mina chilena de cobre Sierra Gorda recibió el lunes la aprobación del permiso para un proyecto de optimización de sus operaciones con un costo de unos US$2.000 millones, que le permitirá además aumentar la capacidad de su concentradora, dijeron a Reuters la autoridad ambiental y la empresa.

El proyecto del yacimiento controlado por la polaca KGHM recibió luz verde de parte de una comisión ambiental regional y tendrá una vida útil de 21 años.

El Servicio de Evaluación Ambiental detalló que la resolución será notificada oficialmente tras la firma de la autoridad ejecutiva regional de Antofagasta.

Los ajustes permitirán llevar la capacidad de la planta concentradora de 190.000 toneladas diarias a 230.000 toneladas, aunque la producción se mantendrá en 55.000 toneladas de cátodos de cobre.

KGHM entró en la propiedad de Sierra Gorda en 2011, cuando compró la participación de la canadiense Quadra FNX por US$2.100 millones.

El proyecto busca además honrar un plan de cumplimiento con las autoridades ambientales sobre el depósito de relaves.

La mina, ubicada a unos 60 kilómetros al suroeste de Calama, produjo 101.700 toneladas de cobre el año pasado.

KGHM entró en la propiedad de Sierra Gorda en 2011, cuando compró la participación de la canadiense Quadra FNX por US$2.100 millones. El 45% restante del yacimiento pertenece a las japonesas Sumitomo Metal Mining y Sumitomo Corp.