La minería informal en Perú ha arrasado con más de 40.000 hectáreas de bosque en la selva del país, según dio a conocer este sábado el ministerio del Ambiente.

"Nosotros pensábamos que la destrucción bordeaba las 30.000 hectáreas, pero según un estudio que acabamos de hacer, sabemos que ya sobrepasamos las 40.000 hectáreas y estamos llegando a las 50.000", declaró el asesor del ministerio del Ambiente Ernesto Ráez Luna al diario El Comercio.

Entre las zonas más afectadas por esta actividad se encuentra un triángulo formado por localidades de las regiones de Cuzco, Puno y Madre de Dios, en el sureste del país, donde se transporta maquinaria, combustible, obreros, oro y dinero.

En el distrito de Quincemil, en Cuzco, hay 5.000 mineros ilegales, entre ellos ciudadanos extranjeros que operan en la clandestinidad, según la Dirección Regional de Energía y Minas, citada por El Comercio.

"Es una zona donde no hay ley. Aquí hay muertos todos los días, solo que no nos enteramos. Las autoridades, alcaldes y fiscales están amenazados a merced de los mineros ilegales", indicó Ráez.

Según el diario, Quincemil sirve a los mineros como refugio de sus maquinarias ante las interdicciones.

El funcionario del ministerio señaló que el distrito de La Pampa en Madre de Dios, la región más afectada por la explotación de oro, donde una gran cantidad de mineros informales vierten a sus ríos el mercurio que utilizan para separar el metal precioso de otros, tiene como principal problema que las operaciones de interdicción son discontinuas.

Según Ráez, se ha aprobado una estrategia del Gobierno para darle sostenibilidad a la formalización minera con las interdicciones, con lo que se busca desbaratar ese triángulo de explotación minera y controlar a los principales operadores que aportan maquinaria y capital.

El Gobierno ha anunciado que en abril de 2014 terminará el proceso de formalización de los pequeños mineros y de los mineros artesanales, quienes no utilizan grandes maquinarias y no trabajan en zonas prohibidas, y que reprimirá duramente a los que para ese plazo se encuentren fuera de la ley.

El 4 de septiembre pasado cientos de mineros informales, integrantes de la Federación Minera de Madre de Dios (Fedemin), realizaron un paro en reclamo por las acciones de interdicción con fuerzas militares y policiales en la zona y por las medidas de formalización que aplica el Gobierno.

La Confederación Nacional de Mineros Artesanales y Pequeños Productores Mineros del Perú (Conacami) anunció para este 30 de septiembre un paro nacional indefinido debido a la "inviabilidad y fracaso" de la formalización minera en el país y contra las interdicciones ejecutadas en Madre de Dios, Huánuco (centro) y Ucayali (oriente).