Pese a que el presidente de la República, Rafael Correa, en el último enlace sabatino, desestimó el pedido del alcalde de Guayaquil, Jaime Nebot, de restablecer la autorización de construcción del puerto de Posorja, días antes, el ministerio de Transporte y Obras Públicas había solicitado una reunión con una empresa privada, para intercambiar criterios sobre esa iniciativa.

El pasado 15 de agosto en el oficio MTOP-DM-13-1522-OF, la ministra de Transporte y Obras Públicas, María de los Ángeles Duarte, propone una reunión con Roberto Dunn, gerente general de Nobis, empresa que según una revista británica está vinculada con la empresa dubaití DP World.

En el oficio Duarte indica que “haciendo eco de su comunicación convoco a su equipo técnico a compartir con el nuestro criterios sobre los estudios que ustedes han elaborado para la mencionada iniciativa en Posorja, para continuar contando con ustedes y buscar ratificar la propuesta en firme que dicen tener del grupo inversionista serio internacional (...)”.

La cita fue acordada para este martes y, de acuerdo al comunicado, se establece: “Luego de esta reunión, bien podríamos convocarnos a otro nivel para definir los puntos importantes que queden pendientes”.

La subsecretaria de Puertos y Transporte Marítimo, Jéssica Madero Egas, dijo que “se trata de una reunión previa sobre los proyectos que tiene ellos pendientes”.

También quieren que la empresa Nobis presente “sus soportes y justificativos de representación legal” de la empresa DP World. En una entrevista a la revista The Business Year en julio pasado, Roberto Dunn, gerente general de Nobis, indicó que “si todo sale bien, nosotros trabajaremos con las personas de DP World y podremos tener el puerto muy pronto”.

Se consultó a Nobis sobre el tema, pero hasta el cierre de esta edición no dio respuesta.

El presidente Correa, en la última sabatina, dijo a Nebot: “Vaya a poner condiciones a su casa”, en respuesta al pedido de aceptar la propuesta de DP World para invertir en Posorja a cambio de dragar el canal de acceso al puerto de Guayaquil.

Frente a lo dicho por Correa, Nebot pronunció ayer un nuevo amorfino: “Otra sabatina mentirosa, antiguayaquileña y resbalosa. Mi respuesta tendrá, pero el dragado va… En el resto, no nos quieran tontear, pues no nos vamos a dejar”.