Lima. El ministro de Energía y Minas de Perú (MEM), Jorge Merino, negó este lunes las versiones sobre una presunta paralización del proyecto aurífero Conga, ubicado en el norteño departamento peruano de Cajamarca.

"Desmiento tajantemente que haya una posición de que Conga quiera irse. Conga continúa. Ha terminado el reservorio Chailhuagón y está viendo cuándo va a terminar el reservorio de Perol", dijo en conferencia de prensa en su despacho, aludiendo a dos de los cuatro reservorios que tiene planeado levantar el consorcio minero para reemplazar a las lagunas naturales.

De acuerdo con las versiones extraoficiales, ejecutivos de la estadounidense Newmont Mining y de la peruana Buenaventura habría llegado a un acuerdo para reducir en 50 la planilla de trabajadores.

"La empresa está haciendo una evaluación operativa. Y en ese sentido han conversado con los trabajadores y de común acuerdo a algunos los van a reubicar", dijo Merino.

Asimismo, recordó que "en el mercado internacional han bajado las cotizaciones de los metales, para puntualizar que el proyecto Conga es conveniente para los intereses del país", subrayó.

La minera, que también explota el vecino yacimiento aurífero de Yanacocha, anunció la suspensión de las labores en Conga a fines de 2011, luego que parte de la población cajamarquina se opusiera a la explotación, con violentas manifestaciones, ante el temor de que la cuenca hidrográfica se contaminara por los relaves y por extensión afectaría el agua con que se abastece al sector agropecuario.

Conga implica una inversión total de US$4.800 millones, para explotar las reservas de oro estimadas en 12 millones 600.000 onzas, a un promedio anual de 600.000 onzas y de 200 millones de libras de cobre en los primeros cinco años de producción.

Conga tiene como primer accionista a Newmont, con el 51,35%, seguido por Minas Buenaventura con el 43,65% y la Corporación Financiera Internacional, subordinada al Banco Mundial, con el 5%.