Tras el Consejo de ministros, el titular Industria, Roberto Kreimerman, habló sobre los avances en los trabajos de exploración de hidrocarburos en el norte de Uruguay, luego de confirmarse la existencia de restos de petróleo por fuera de la roca generadora de este hidrocarburo en Salto. “Por ahora no dejan estimar su rentabilidad comercial, pero en condiciones diferentes a las que existían hasta el momento”, resaltó.

Agregó que se necesitarán “al menos dos años más” para tener certeza de la existencia de petróleo y si su extracción es viable económicamente. De todas formas, destacó que los proceso de “prospección que se realizan en esa zona están dando resultados más rápidos de los esperados”.

En tanto, en diálogo con El Observador el gerente de Exploración y Producción de ANCAP, Héctor de Santa, comentó que este proceso que se llevó a cabo en la localidad de Cañada del Charrúa en Salto fue una primera etapa de perforaciones que fue “cerrada” con una interpretación geofísica, luego que se analizaran muestra del subsuelo en un laboratorio en Estados Unidos.

“En los estudios de laboratorio volvimos a encontrar petróleo libre en el pozo de Cañada del Charrúa, ahora con un poco mayor de volumen del que habíamos encontrado antes”, explicó el funcionario de ANCAP. Precisó que estos hallazgos están dentro de una “escala exploratoria” y no comercial. La principal diferencias con las muestras de los pozos de Pepe Nuñez –también en Salto–, es que en este caso se detectó petróleo libre por fuera de la roca generadora.

Los próximos estudios técnicos ahora tienen que confirmar si ese petróleo que generó la roca generadora de hidrocarburos está depositado en volúmenes significativos para que su explotación comercial sea rentable. Por otro lado, ANCAP tiene previsto iniciar este mes la segunda fase de perforaciones en el sur del país.

Impacto. En 2011, el petróleo llegó a representa el 62% de la matriz energética del país. Sin embargo, el Ejecutivo espera que para 2016 su incidencia caiga al 30% como consecuencia del desarrollo de nuevas fuentes energéticas como la eólicas, solar, biomasa y el gas natural, comentó Kreimerman.

“Esto significa soberanía energética, y si se confirma la existencia de yacimientos (de petróleo) viables estamos en un 30% de los valores energéticos que manejamos”, indicó. Actualmente, ANCAP refina cerca de 45 mil barriles de petróleo diarios con importaciones anuales que superan los US$1.000 millones.