Buenos Aires.- La molienda de soya durante agosto pasado totalizó en Argentina 4.152.116 toneladas, el segundo récord histórico para ese mes, sólo superado en agosto de 2015, con 4.270.805 toneladas.

La Subsecretaría de Mercados Agropecuarios del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca informó este sábado que "durante el presente ciclo comercial 2018/19, la molienda acumulada de soya en el período abril/agosto de 2019 totaliza 20.700.105 toneladas, frente a 16.753.055 de toneladas de igual período del año anterior y a 19.738.134 toneladas correspondientes al promedio del mismo período paras las 5 campañas anteriores".

"Esto confirma que el sector agroindustrial procesador de soya se mantiene operando sin limitantes en la oferta de materia prima, consecuencia de una producción nacional de soya que este Ministerio estimó en 55,3 millones de toneladas", dijo la cartera de Agricultura, Ganadería y Pesca.

El reporte oficial indicó que "se llevan exportados al 31 de agosto 5 millones de toneladas de poroto de soya, 12,7 millones de harina de soya y 2,5 millones de aceite de soya".

El 11 de septiembre, los Gobiernos de Argentina y China formalizaron en Buenos Aires el Protocolo de requisitos sanitarios y fitosanitarios para la exportación de harina de soya argentina al país asiático, luego de 20 años de negociaciones, entendimiento que fue destacado por expertos y analistas del país austral.

El acuerdo es una oportunidad "favorable y única" para Argentina, afirmó en diálogo con Xinhua la experta Eugenia Rul, investigadora jefa de la Dirección de Estudios Económicos de la Bolsa de Cereales de la ciudad de Bahía Blanca (BCBB).

"Dado que Argentina es el primer exportador de harina de soya del mundo, con una participación mundial promedioque ronda el 43%, la apertura de un nuevo mercado, como el chino, es un hecho más que importante", valoró la analista.

La harina de soya es el principal producto de exportación del país sudamericano, que hace envíos de manera regular a la Unión Europea (UE), Vietnam, Indonesia, Argelia, Malasia y Australia, mercados a los que ahora se añadió China.

Argentina es además el primer exportador mundial de harina de soya y en los últimos tres años vendió un promedio anual de 27,1 millones de toneladas, por un valor aproximado de US$9.400 millones anuales.