Nueva York. Las perspectivas de los sistemas bancarios de América Latina deberán regresar a estables este año, lo que refleja el regreso a condiciones crediticias más normales en la mayoría de los mercados y la resistencia de los fundamentales bancarios durante la crisis financiera, concluye Moody's Investors Service en un nuevo reporte regional. 

La mejoría de las condiciones macroeconómicas, las todavía bajas tasas de interés, y el acceso a fondeo más diversificado están ayudando a poner en marcha el crecimiento crediticio y de inversión, señala la agencia calificadora, lo cual debería generar mejores utilidades y calidad de activos de los bancos en 2010.

“Conforme progresa la recuperación económica, nuestras perspectivas crediticias para la mayoría de los principales sistemas bancarios deberán revertirse a estables de negativas, especialmente en Brasil, Chile y Colombia,” explica la autora principal del reporte,  Jeanne Del Casino, Group Credit Officer de bancos para América Latina. 

La perspectiva para los sistemas bancarios de Argentina y Perú actualmente es estable.  En el caso de Mexico, la analista señala que  la perspectiva del sistema bancario continúa negativa, debido a las difíciles condiciones económicas y crediticias que aún prevalecen en ese mercado; sin embargo, la perspectiva individual de los ratings de bancos mexicanos se mantienen mayormente estables.

“Los bancos en América Latina, en su conjunto, se han desempeñado razonablemente bien durante los últimos dos años de crisis en el mercado global,” continuó la analista, “debido a su enfoque local además de que al inicio de la crisis se encontraban protegidos para absorber el choque con sólidos balances  y operaciones rentables. 

El fuerte fondeo local  y la falta de exposición a activos tóxicos internacionales, también fueron factores clave de su resistencia.  El oportuno soporte gubernamental y las proactivas políticas monetarias también ayudaron a mantener los mercados funcionando, aún durante los peores momentos de la crisis financiera,” agregó Del Casino.

Por lo tanto, los bancos latinoamericanos se encuentran bien posicionados para aprovechar la reactivación anticipada en la demanda de negocios en 2010 o, de ser necesario, para ajustarse a un crecimiento menor al óptimo a la luz de la liquidez de los mercados locales, y las adecuadas reservas y colchones de capital.