La empresa Moody's Investors Service asignó por primera vez una evaluación del riesgo crediticio base de b1 a la Corporación Financiera de Desarrollo S.A. (Cofide), un banco de desarrollo que es 98,96% propiedad del Estado peruano, según un comunicado difundido en Nueva York.

Moody's asignó las calificaciones de Baa3, de perspectiva estable, a Cofide como emisor de largo plazo en moneda local y extranjera.

La agencia calificadora explicó que la evaluación de riesgo crediticio (BCA, por su sigla en inglés) intrínseca de b1 asignada a Cofide refleja la moderada capacidad de absorción de pérdidas del capital, su considerable y creciente exposición al riesgo de financiamiento de proyectos, así como también su apalancamiento cada vez mayor y su modesta generación de ganancias.

Cofide fue fundada en 1971 como entidad pública dentro del Ministerio de Economía y Finanzas de Perú, y transformada en 1992 en un banco de desarrollo.

Actualmente, Cofide tiene activos totales por US$2.700 millones, un patrimonio neto de US$835 millones y utilidades netas trimestrales de US$6,4 millones.

La capitalización es una limitación clave para las calificaciones intrínsecas de COFIDE, debido a su tenencia de inversiones ilíquidas, entre las cuales se incluyen acciones de la Corporación Andina de Fomento (CAF), que representan un tercio del balance de la entidad, y que reducen el capital tangible en el marco de escenarios de estrés, indicó Moody's en el comunicado.

La generación interna de capital está también limitada por el nivel de rentabilidad modesto de COFIDE, dados sus bajos márgenes y costos operativos elevados con relación a sus ingresos, así como también su elevado pago de dividendos de entre un 75% y un 77%, aunque éste último está parcialmente mitigado por inyecciones de capital periódicas por parte del gobierno, añadió la entidad evaluadora.

Moody's también citó el considerable riesgo vinculado a proyectos asumido por Cofide, dado que el 70% de sus préstamos están destinados a proyectos de infraestructura y advirtió que el apalancamiento ha aumentado significativamente desde 2010, impulsado por la emisión realizada en 2012 de bonos globales por US$500 millones, con vencimiento a 10 años.

La relación pasivos a patrimonio neto aumentó a aproximadamente 2,2 veces a marzo de 2013 desde 1,4 veces a fines de 2010, y se prevé que aumentará aún más si la compañía continúa incrementando sus pasivos de largo plazo para dar apoyo a la expansión en los préstamos.

No obstante, los recientes esfuerzos para prorrogar los vencimientos, que incluyen la emisión exitosa de deuda local con vencimiento de hasta 30 años, deberían mejorar el perfil de liquidez de Cofide, indicó Moody's.

Las calificaciones de emisor de Baa3 de Cofide se basan en su BCA intrínseca de b1 que registra una subida de cuatro escalones para reflejar el supuesto de Moody's sobre la alta probabilidad de que la entidad reciba apoyo del gobierno peruano para promover el crecimiento económico mediante proyectos de infraestructura y de préstamos a pequeñas y medianas empresas.

Moody's observó que el posicionamiento de las calificaciones de emisor de COFIDE en Baa3, un escalón por debajo de la calificación Baa2 de los bonos del gobierno del Perú, refleja la falta de una garantía explícita por parte del gobierno, así como la relevancia de COFIDE como prestamista para proyectos de infraestructura y para pequeñas y medianas empresas dentro de la economía peruana.