El gobierno uruguayo prepara todos los detalles para anunciar este miércoles la habilitación a la planta de celulosa de UPM (ex Botnia) de aumentar su producción anual de pasta de celulosa, aunque no en los niveles solicitados por la empresa de capitales finlandeses.

El presidente José Mujica aguardará a reunirse con la delegación encabezada por el canciller Luis Almagro, que este martes viajó a Buenos Aires para entrevistarse en la cancillería argentina con funcionarios del gobierno kirchnerista.

El lunes a la noche, en la inauguración de un nuevo catamarán de la empresa Buquebus, en Puerto Madero, Mujica se reunió por espacio de 20 minutos con Cristina Fernández de Kirchner para acordar la reunión técnica que se realizó este martes a la tarde en la capital porteña. A cambio de habilitar el pedido de la empresa, Uruguay está dispuesto a exigir una inversión para reducir impactos ambientales nunca antes planteados desde este lado del río. Tal como lo reclamó Argentina, se apunta a reducir la temperatura y el nivel de fósforo en los efluentes, dijeron a El Observador fuentes diplomáticas. Esos aspectos eran parte de las objeciones de Argentina para negar la firma de las actas de la CARU y para aceptar la difusión de los monitoreos ambientales conjuntos.

Este martes a última hora, Subrayado informó que la planta de UPM en Fray Bentos (Río Negro) comenzó a producir celulosa luego de la detención anual para realizar mantenimientos. Según esa versión, la compañía encendió incluso su planta de químicos que abastece la cadena de producción. Una fuente de la empresa explicó a El Observador que se trata de “pruebas” y “testeos” que UPM realiza para evaluar la reanudación del complejo, luego de los trabajos de ajuste.

Esa producción a prueba, aclaró el mismo informante, está dentro de las 20 mil toneladas de celulosa que la empresa todavía tiene habilitadas producir y que completan las 1,1 millones de toneladas anuales permitidas.

UPM solicitó incrementar a 1,3 millones de toneladas anuales su producción anual, ya que sus instalaciones le permiten ahora cumplir con ese tope en menos de 12 meses. Finalmente se le habilitará 1,2 millones de toneladas.

UPM solicitó incrementar a 1,3 millones de toneladas anuales su producción anual, ya que sus instalaciones le permiten ahora cumplir con ese tope en menos de 12 meses. Finalmente se le habilitará 1,2 millones de toneladas.

Si no recibía la habilitación, la pastera debía cerrar hasta el 4 de noviembre, día en el cual comienza su año productivo y desde donde se comienza a contabilizar el nuevo tope de producción. En ello radica la urgencia del gobierno uruguayo, ya que de poco serviría resolver una ampliación en una o dos semanas, cuando se acerca la fecha de inicio del nuevo período de producción.

Junto a Almagro viajó ayer la ministra interina de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente, Raquel Lejtreger. Los delegados en la CARU se reunieron ayer en Paysandú en sesión ordinaria.

Mujica tiene la decisión política tomada desde hace varios días. Así lo comunicó el lunes a sus ministros en la reunión de gabinete, y lo habló con Cristina Fernández en Buenos Aires. Ayer, en un evento en la Torre Ejecutiva, Mujica dijo a periodistas que hablará del tema hoy miércoles.