La inusitada subida del precio de la yerba mate y las perspectivas de que siga aumentando en los próximos meses constituyen "una catástrofe" para Uruguay, que no tiene forma de solucionar ese problema, según consideró este domingo el presidente José Mujica.

En declaraciones a la emisora Radio Montecarlo poco antes de partir rumbo a Nueva York, donde el martes participará en la Asamblea General de Naciones Unidas, Mujica se refirió al tema del mate, cuyo precio ha subido 46% en el último año y se espera que incremente su valor otro 30% antes de fin de año.

"No podemos (regular el precio) porque no tenemos producción de yerba, es un problema extra región. Lo que va a pasar es que la yerba, al tener un buen precio, tenderá a aumentar su producción. Pero esto no pasa de la noche a la mañana", se lamentó el mandatario, un asiduo consumidor de la infusión, como ocho de cada diez uruguayos.

En este sentido, el presidente, un veterano ex guerrillero tupamaro de 78 años, ironizó señalando que "una pierna (un daño) más grande" no se lo podía haber hecho al país "la Coca Cola".

"Esto nos pegó en la línea de flotación. El mate es un componente de nuestra cultura que se lo debemos a los guaraníes. Y no podemos desechar nuestra cultura", razonó el mandatario.

Uruguay, cuyo Gobierno lucha para controlar la inflación que en lo que va de año alcanza el 6,74 %, es el mayor consumidor del mundo de la yerba mate con más de nueve kilos por persona y al año importa el 100 % de lo que consume.

El 95% de la yerba que se toma en Uruguay procede de Brasil, en donde el precio de la infusión ha subido debido a que muchos productores han pasado a plantar soja, que les da más beneficios y cuyo proceso es más rápido, al tiempo que el alza de dólar en aquel país hace que los precios para la importación sean cada vez más altos.

Mujica se lamentó de que en Uruguay no existan las condiciones naturales para desarrollar el mate de forma industrial

La afición uruguaya a esta infusión amarga es uno de los rasgos más definitorios del país y una de las costumbres que más sorprende al visitante extranjero, ya que los uruguayos toman la yerba en todo lugar y ocasión y portan sus termos de agua caliente y el mate donde vayan.