El Municipio de Guayaquil inició este viernes el concurso público para la actualización de los estudios de factibilidad y de diseño del canal de acceso a los muelles del Puerto Marítimo para determinar el dragado a la profundidad de once metros en el área comprendida entre la boya de Mar (océano Pacífico) hasta la boya 13, que incluye al sector conocido como Los Goles.

Según el Cabildo, los estudios incluyen la ingeniería del dragado, impacto ambiental y los términos de referencia para la contratación posterior de la obra de dragado.

Los estudios que se actualizarán son los contratados por la Autoridad Portuaria de Guayaquil (APG) con la Asociación Geoestudios-Consulsua que fueron entregados el año pasado.

Esta convocatoria se realiza luego de que el presidente Rafael Correa anunciara el martes pasado que el alcalde Jaime Nebot tiene el apoyo para realizar esa obra.

En un conversatorio técnico sobre el puerto, realizado la noche del pasado jueves, César Palacios, experto en temas portuarios, indicó que es necesario que se realice el dragado, especialmente en el área entre las boyas 8 y 12, espacio rocoso que nunca ha sido dragado.

Citó que allí se deberán mover unos 483 mil m³ de material, pero que para llegar a los once metros en marea baja en todo el canal se requerirán mover unos 12,5 millones de m³.

Él ve viable la construcción de un puerto de mayor calado pero que debe estar “lo más cercano posible a la ciudad”.

Álex Villacrés, ex presidente de APG, refirió que transportar la carga hasta un sitio más distante del actual, puede demandar más costos.

En tanto, el experto mexicano Alejandro Murillo apostó por la optimización de las instalaciones del actual puerto para pasar de 1,4 millones de contenedores de 20 pies movilizada en el 2012 a 3,5 millones.

Detalles del proyecto:

Plazos. Las ofertas serán entregadas hasta las 15:00 del viernes 27 de septiembre, y una vez firmado el contrato los estudios deberán entregarse en 60 días.

Tasa. El Cabildo remarcó que financiará la obra a través del cobro de una tasa a las compañías navieras propietarias u operadoras de los buques de tráfico internacional.