Managua. El ministro nicaragüense de Energía y Minas, Emilio Rappaccioli, dijo este jueves que el cambio de la matriz energética favorecerá a las energías renovables, con lo cual reducirá este año la utilización de combustibles fósiles para generar electricidad.

Rappaccioli participó este jueves en una exposición sobre el cambio de la matriz energética en Nicaragua, impartida a estudiantes y profesores de la estatal Universidad Nacional de Ingeniería (UNI).

Rappaccioli explicó en una rueda de prensa que a finales del año la generación eléctrica se hará hasta en 50% o 51% con plantas de producción de energía renovable.

Agregó que el año pasado concluyó con 41% de la generación eléctrica a partir de plantas de producción de energía renovables.

"Los resultados esperados son muy buenos para la economía del país, el medio ambiente, la salud y las familias nicaragüenses", subrayó el funcionario.

Señaló que el crecimiento de la generación de energía renovable está sustentada en los proyectos hidroeléctricos "Amayo I y Amayo II", "San Jacinto Tizate", "Blue Power".

"Otros proyectos hidreoléctricos, como Eolo e Hidropantasma, y posteriormente Larreynaga, permitirán también el crecimiento de la generación de energía renovable", acotó Rappaccioli.

Añadió que con estos proyectos hidroeléctricos se generará entre 520 a 530 megawatts con una inversión de US$1.150 millones, y en los cuales se incluyen los térmicos de la empresa de energía ALBA de Nicaragua Sociedad Anónima (Albanisa).

Nicaragua genera 80% de energía con búnker y otros derivados del petróleo, lo cual genera un alto pago en la factura petrolera anual.