Tokio. Nintendo señaló que espera que las ganancias e ingresos caigan nuevamente en este año fiscal, tras informar una reducción en la ganancia neta anual del grupo por primera vez en seis años luego que disminuyeran las ventas de su dispositivo portátil DS y la consola de juegos Wii.

La ganancia neta de la empresa cayó a 228.640 millones de yenes en el año fiscal que finalizó un 31 de marzo, en comparación con los 279.090 millones de yenes del año anterior.

El gigante de video juegos japonés indicó que planea nuevos productos para reactivar el crecimiento de la empresa.

Los ingresos disminuyeron un 22% a 1,434 billones de yenes, mientras que las ganancias operativas cedieron un 36% a 356.570 millones de yenes.

Las principales plataformas de hardware de Nintendo están enfrentando una caída en las ventas, después de varios años de un rápido crecimiento que impulsó los resultados de la empresa a máximos récord. Nintendo informó que las ventas de la Wii en el último año fiscal fueron de 20,53 millones de unidades en todo el mundo, un 21% por ciento por debajo del año anterior.

La empresa no detalló las cifras de su cuarto trimestre fiscal.

Para el actual año fiscal, que finaliza en marzo del 2011, Nintendo proyecta una ganancia neta de 200.000 millones de yenes, una ganancia operativa de 320.000 millones de yenes, e ingresos de 1,4 billones de yenes. Las estimaciones de Nintendo se ubicaron por debajo de las expectativas de los analistas encuestados por Thomson Reuters, quienes proyectan, en promedio, una ganancia neta de 219.780 millones de yenes e ingresos de 1,376 billones de yenes.

La empresa prevé otro retroceso en las ventas mundiales de la Wii, a 18 millones de unidades, para este año fiscal. En tanto, espera que las ventas de software para la Wii alcancen las 165 millones de unidades, lo que representa un descenso del 14%.