Caracas. La refinería Amuay, la principal de Venezuela, sufrió este miércoles un incendio sin producir daños personales. El centro industrial sufrió en agosto de 2012 una explosión que dejó más de 40 muertos, informó la estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa).

Pdvsa indicó que el incidente se registró a las 14.20 hora local (20.50 GMT) en la Unidad Flexicoquer (FKAY) de la Refinería Amuay, perteneciente al Centro de Refinación Paraguaná (CRP) y que fue extinguido, en aproximadamente 20 minutos, "sin reportarse lesionados".

El gerente general del CRP, Jesús Luongo, precisó según un comunicado de la empresa que "el evento se originó en un intercambiador ubicado en el tope del fraccionador y fue controlado por la rápida acción de los bomberos petroleros".

Agregó que la unidad fue detenida de manera preventiva siguiendo el protocolo operacional.

El representante del Sindicato de Trabajadores Petroleros del estado Falcón, Iván Freites, indicó que "hubo una fuga en una línea de hidrocarburos y eso causó un incendio de magnitud mediana".

Agregó que aunque no hubo heridos, el incidente causó pánico entre los pobladores cercanos a las instalaciones petroleras que abandonaron inmediatamente la zona.

Amuay, la refinería más grande de Venezuela, con capacidad para procesar 645.000 barriles diarios y una de las de mayor tamaño en el mundo, sufrió el 25 de agosto el accidente industrial más importante en la historia reciente del país.

Según las primeras hipótesis una fuga de gas se convirtió en la espoleta para una explosión que arrasó un grupo de viviendas enclavadas en el cuerpo de la Guardia Nacional que da protección a la refinería y en otros barrios de los alrededores con un saldo parcial de al menos 42 muertos y más de un centenar de heridos.

Tres meses después del evento, se produjo otro incendio que obligó a paralizar preventivamente parte de las operaciones en la refinería Cardón, ubicada en el mismo CRP y en abril pasado se informó de la existencia de llamas en una planta de lubricantes en las mismas instalaciones.

El 14 de junio pasado el presidente venezolano, Nicolás Maduro, acusó a la oposición de la explosión de agosto del año pasado en Amuay y aseguró que "hay muchos indicios" de que el suceso lo produjeron sus adversarios.