La mayoría de los proyectos de infraestructura del Estado se encuentran paralizadas debido a la falta de fondos. Se destacan los encarados por el ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC) debido a que son los que más mano de obra ocupan. Según datos del sector de la construcción, actualmente hay al menos 100.000 obreros sin empleo.

La polémica autopista Ñu Guasu, Asunción-Luque, se encuentra paralizada por falta de fondos, según los informes del MOPC.

Esta obra, que incluye 6,3 kilómetros de asfalto, viaductos, puente y túneles, debía ser financiada por el Focem (Fondo de Convergencia Estructural del Mercosur), pero tras los sucesivos incrementos del precio referencial del proyecto (se inició con US$15 millones y luego de sucesivos aumentos terminó adjudicándose por US$44,6 millones), el organismo negó su aporte y el gobierno local decidió usar recursos propios, que hoy están agotados.

La pavimentación asfáltica Luque-San Bernardino se encuentra en la misma situación. El ministro saliente dispuso que los trabajos se hicieran “como sea”, pero a la fecha también están semiparalizadas debido a la falta de apoyo financiero.

El metrobús es otro proyecto que está siendo minuciosamente analizado por los técnicos nacionales. Aprobaron el proyecto con diésel, pero no se sabe qué destino les darán a los fondos, según comentarios de los legisladores, por lo que las nuevas autoridades del MOPC quieren mejorar el plan original para que aporte una solución real al caótico tránsito capitalino, no solo en el corto plazo, sino también en el largo. Así lo afirmó el ministro de Obras, Ramón Jiménez Gaona.

Igualmente, están paralizadas las construcciones de puentes de gran porte sobre el río Tapiracuai y sobre el Jejuí Guasu, entre San Pablo y Kokuere, en el departamento de San Pedro: uno es de casi 200 metros y el segundo de 400 metros de luz.

Lo mismo ocurre con el tramo Caaguazú-Yhû-Vaquería: se encuentra paralizado por no tener recursos. Este es un proyecto que tiene el apoyo económico del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), en la primera y en la segunda sección.

En cuanto a la implementación del Proyecto Acueducto Río Paraguay-Puerto Casado-Loma Plata -Filadelfia-Neuland-Tte. Irala Fernández-Fortín Lolita, el ministerio informó que el avance de ejecución de las obras es del 10% aproximadamente y que tropieza con algunos inconvenientes en su desarrollo debido a cuestiones climáticas.

Con un contenido mayormente social, tiene por objeto proveer agua para consumo a pobladores del Chaco y a varias reservas nativas, donde se beneficiará a más de 40.000 originarios, que podrán contar con agua potable. El proyecto cuenta con el respaldo financiero del BID, con US$22 millones, y un aporte o donación del gobierno de España, por US$60 millones.

Antes de retirarse de la institución, el anterior ministro de Obras Públicas, Enrique Salyn Buzarquis, anunció que dejaba al gobierno actual unos US$800 millones para obras de infraestructura viales que ya fueron seleccionadas.

Sin embargo, en ese monto incluyó los US$500 millones de los bonos soberanos que aún no se han usado. También se refirió a los US$100 millones del BID. Este último crédito ya fue aprobado por el Congreso, pero hace varias semanas que se aguarda la firma del titular de Diputados para su posterior envío al Ejecutivo.

Para la Cámara Paraguaya de la Construcción (Capaco), la obtención de esos US$100 millones es fundamental, pues de estos fondos depende la continuidad de numerosas obras paralizadas.

Piden celeridad. La Cámara Paraguaya de la Construcción hizo un intenso lobby en el Congreso pidiendo que apuren la aprobación de los US$100 millones del BID.

Sin embargo tardó meses la aprobación y cuando al fin se logró, el proyecto de ley quedó varado en Diputados, ya que falta la firma del titular de esta cámara.

Una vez que se tenga su firma, el proyecto pasará al Ejecutivo para su posterior promulgación.

Estos fondos fueron incluidos en el presupuesto de Obras Públicas de este año, de los que hasta ahora no se disponen. La deuda con las contratistas llega a G. 371.000 millones (US$81,5 millones).