Savannah, EE.UU. El presidente estadounidense, Barack Obama, propuso descuentos por hasta US$3.000 para ayudar a que la población haga sus casas más eficientes energéticamente, como parte de un programa por US$6.000 millones que apunta a crear empleos.

En su último paso para convencer a los desencantados estadounidenses de que puede resolver sus problemas económicos, Obama viajó hasta el Colegio Técnico de Savannah, en Georgia, para revelar el plan con el que pretende crear miles de empleos.

El anuncio se produce en momentos en que el asesor económico de la Casa Blanca, Larry Summers, dijera que las duras tormentas del invierno distorsionarían las cifras de desempleo en febrero, que se conocerán en un informe del viernes.

La actividad en el sector de la construcción fue afectada duramente por las tormentas de nieve, pero muchos restaurantes y tiendas también se vieron forzados a cerrar, poniendo un freno en los planes de contratación y dejando en la calle temporalmente a algunos empleados.

El plan de eficiencia, que debe ser aprobado por el Congreso, apunta a llevar a los estadounidenses a invertir en casi todo, desde aislamiento de sus hogares a nuevas ventanas para mejorar el uso de la energía, lo cual crearía empleos en la construcción y en la manufactura y sería beneficioso desde el punto de vista ecológico.

Los consumidores podrán aplicar a programas por entre US$1.000 y US$1.500 para mejorías en sus viviendas como aislamientos, sellamiento de ductos, calefactores de agua, unidades de aire acondicionado, ventanas, pisos y puertas.

Los propietarios de viviendas que buscan adaptaciones energéticas más profundas podrán participar de un plan de descuentos por hasta US$3.000, si las medidas de eficiencia energética se traducen en un ahorro de 20% de la energía de su vivienda.

"Estos son grandes incentivos. Ustedes recibirán estos descuentos directamente de la tienda de herramientas o del contratista", dijo el presidente de Estados Unidos.

Obama, cuyo plan de estímulo económico por US$787.000 millones aprobado hace un año ha sido criticado por los republicanos, que lo han calificado como un desperdicio de dinero que no logró crear empleos, reconoció que estas propuestas para emplear energía limpia enfrentarán oposición.

Con el desempleo apenas debajo de 10%, los estadounidenses están preocupados por el estado de las finanzas del país, lo cual llevó la popularidad de Obama a 50% o incluso más abajo, justo meses antes de las elecciones legislativas.

El programa involucra un rango de incentivos para los consumidores, incluyendo descuentos en las tiendas que venden los materiales de construcción, las compañías que instalan los equipos y los programas de eficiencia energética.