El nuevo vicepresidente y consejero delegado de OHL, Josep Piqué, considera que las dificultades por las que atraviesa el sector de la construcción en España se extenderán hasta que no se recupere el conjunto de la economía, que no creará empleo neto de forma significativa hasta "bien entrado" el 2015.

En una entrevista concedida a la Agencia EFE tras su nombramiento, Piqué cree que el sector constructor estará en una situación que, sin embargo, "jamás" volverá a ser el de la "euforia" que experimentó en los años previos a la crisis, "pero al menos habrá unos niveles de actividad aceptables".

Piqué se convirtió en el "número dos" de OHL tras ser nombrado vicepresidente segundo y consejero delegado del grupo que preside Juan Miguel Villar Mir, en el que asumirá la responsabilidad de todas las actividades de construcción y las áreas corporativas.

Su entrada en la compañía surgió de un encuentro casual con Villar Mir en el que Piqué le comentó que iba a salir de Vueling después de la OPA de IAG, comenta a EFE el exministro.

Tras este encuentro, el presidente de OHL le propuso la posibilidad de hacer cosas de forma conjunta y tras varias conversaciones su fichaje acabó por concretarse.

Su nombramiento llega dos semanas después de lo previsto. Un día antes de que fuese a tomar posesión de su nuevo cargo -programado inicialmente para el 19 de septiembre- Piqué sufrió una "hemorragia cerebral superficial" que le obligó a permanecer ingresado una semana en observación. Prácticamente recuperado, Piqué confía en estar ya "al 100 %" la semana que viene.

Como mano derecha de Villar Mir, Piqué se ha marcado como objetivo seguir consolidando la presencia internacional de OHL, evaluar los países en los que está presente, buscar oportunidades allí donde se presenten y centrase en la rentabilidad y en la I+D+i como motores de crecimiento.

Un contexto marcado por la debilidad de la demanda interna, añade, hace buena una estrategia que OHL viene desarrollando desde hace muchos años, la internacionalización.

Y es que Piqué reconoce que aunque hay un cambio en la evolución cíclica de la economía, España no va a generar empleo neto significativo, en términos anuales, hasta "bien entrado" el 2015.

"El dinamismo del sector exterior, que incluye aspectos coyunturales pero que están ayudando, como la recuperación del turismo exterior, está permitiendo mejorar ligeramente las previsiones, aunque tampoco hay que echar las campanas al vuelo", sostiene el exministro.

Por ello, señala que actualmente lo más importante es reducir el déficit público y la necesidad de financiación del mismo, lo que va a permitir abrir la financiación al sector privado y, si hay margen, incrementar la inversión pública.

"Los organismos internacionales están percibiendo lo mismo que percibimos desde dentro", añade Piqué, que reconoce que "haber pasado de un déficit por cuenta corriente del 10 % en 2007 a un superávit que probablemente estará este año por encima 2,5 % es el reflejo de una recuperación brutal de competitividad de la economía española".