Viena, EFE. El mundo consumirá este año y el siguiente más crudo de lo calculado hace un mes por la OPEP gracias a cierta estabilización económica, pero el grupo petrolero advierte de lo frágil de la situación por los nubarrones que sobrevuelan todavía sobre Europa, EE.UU. y China.

En 2013 la demanda de petróleo promediará 89,71 millones de barriles por día (mb/d), 70.000 barriles más que los cálculos de hace un mes, lo que sitúa el incremento anual del consumo de hidrocarburos en el 0,89 %, señaló la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) en su informe mensual.

Para 2014 la demanda de "oro negro" promediará 90,75 mbd, también 70.000 barriles diarios más que el último cómputo de julio, casi un 1,2% más que en 2013, lo que supone el mayor aumento de la demanda desde 2010.

El declive de la demanda en Europa durante este año debido a la crisis, con 340.000 barriles diarios menos, se compensará por el incremento del consumo en los países emergentes, una tendencia que se mantiene en los últimos tiempos.

Así, si la OPEP prevé que los países industrializados de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) contraigan este año su consumo un 0,78%, para China se prevé un incremento de casi el 3,4%.

Para observar la importancia de China, su demanda prevista para este año asciende a 10,07 mbd, y en ascenso, mientras que en toda Europa el consumo es de 13,4 mbd, y en declive.

Especialmente dura es la situación en la zona del euro, donde existe un paro elevado en algunos de sus países, como España y Grecia, pero también en Italia y Francia, aunque "algunos de los más recientes indicadores están apuntando a mejoras en la economía, en particular para el sector manufacturero".

Los datos sobre una recuperación en EEUU parecen más sólidos, aunque existen aún muchas dudas sobre un posible repunte de la inflación o el endurecimiento de las políticas monetarias expansivas.

Entre los países emergentes también existen dudas, como la ralentización económica en India, China y Brasil, países que habían liderado el crecimiento de la demanda de crudo en los últimos años gracias a su vigor económico.

Por el lado de la oferta de crudo, la producción de petróleo de los 12 países de la OPEP ha caído en julio en 100.000 barriles diarios debido a las protestas en Libia y la violencia en Irak, hasta 30,31 mbd.

Para compensar la caída de esos dos países Arabia Saudí incrementó su producción en 97.000 barriles diarios, según el informe.

En este año los expertos de la OPEP calculan que los competidores del grupo bombearán casi 54 mbd, con casi un millón de barriles diarios de incremento respecto a 2012.

Gran parte de ese crecimiento se debe al fuerte aumento del bombeo en EEUU y Canadá, en casi 1 mbd, gracias a las técnicas de producción de petróleo de esquisto, mediante el uso de altas presiones hidráulicas para extraerlo.

En 2014, la demanda de petróleo de la OPEP caerá hasta un promedio de 29,7 mbd, según el informe, mientras que se prevé que la oferta de fuera de la OPEP supere los 55 mbd, con un incremento liderado de nuevo por EEUU y Canadá.