México. El órgano antimonopolio de México rechazó el plan de compra de la empresa mexicana de pinturas Comex por parte de la estadounidense Sherwin-Williams, al considerar que "podría imponer condiciones de mercado que ningún competidor podría contrarrestar".

La Comisión Federal de Competencia (CFC) indicó este jueves que la "fusión implicaría una acumulación de participación de mercado del orden de 48 a 58%, dependiendo del tipo de recubrimiento decorativo, lo que resulta entre seis y diez veces más grande que la del competidor más cercano".

"En consecuencia, consolidaría o incrementaría el poder de mercado de la empresa fusionada y, por lo tanto, se le facilitaría la fijación de precios artificialmente altos, además de que propiciaría prácticas anticompetitivas en perjuicio de los consumidores", apuntó el organismo para justificar su decisión.

La fusión entre la empresa estadounidense de pintura Sherwin-Williams y la mexicana Comex fue anunciada en noviembre pasado y estaba valorada en US$2.340 millones.

Entonces Sherwin-Williams llegó a un acuerdo para adquirir el capital social del consorcio Comex, empresa líder en el mercado de pinturas y recubrimientos en México.

Comex, fundada en 1952, produce pintura para usos industriales y para la construcción, y cuenta con 3.300 puntos de venta en México que operan 750 concesionarios.

La firma, con una plantilla de 7.200 empleados, también tiene 240 puntos de venta en Estados Unidos y Canadá, trabaja con 78 establecimientos y 1.500 comercializadores de pintura independientes.

Con la operación, ahora frustrada, Sherwin-Williams esperaba reforzar su presencia en Latinoamérica, donde aún es "muy limitada", según indicó.