Nueva York. El oro se derrumbó este jueves más de 6% en el mercado de la bolsa mercantil de Nueva York y cerró a su nivel más bajo desde septiembre de 2010, influido por el anuncio que este miércoles hizo la Reserva Federal de EE.UU. de comenzar a reducir este año la política de estímulo monetario.

La onza de oro para entrega en agosto se hundió US$87,80 (6,39%) y cerró en US$1.286,20, lo que supone que queda por debajo de los US$1.300 por primera vez desde septiembre de 2010.

La plata también cayó se contagió del anuncio de la Fed, que causó este jueves repliegues en prácticamente todos los mercados internacionales financieros y de materias primas, y cerró a US$19,82 la onza, lo que supone un desplome del 8,32%.

El desplome del metal amarillo en Nueva York siguió a otro similar en Londres, donde la onza perdió este jueves 5,84% y cerró en US$1.292,40, también su nivel más bajo desde septiembre de 2010.