París. Varios países latinoamericanos, incluyendo a Venezuela, Perú, Brasil, México y Colombia, compraron recientemente entre 150.000 y 200.000 toneladas de trigo ruso y europeo, en acuerdos de origen optativo, dijeron operadores.

Los países mencionados suelen comprar la mayor parte de su provisión a Estados Unidos, pero el trigo estadounidense ha perdido competitividad en los mercados globales en las últimas semanas, principalmente por el alza del dólar contra el euro.

Los orígenes europeos incluirían a Francia y posiblemente a Alemania.