Panamá. El desarrollo del proyecto para la implantación de un sistema tecnológico de "cadena de frío" en Panamá, cuya estructura permitirá un manejo más eficiente y controlado para la conservación de alimentos, concluirá en diciembre, como estaba previsto, informó el gobierno panameño.

El nivel de avance de la obra se conoció tras la reunión del ministro panameño de la Presidencia, Roberto Henríquez, con el secretario de la Cadena de Frío, Fernando Duque, y con el presidente de la empresa MCM Global, a cargo de construir y equipar el proyecto, Fernando Murillo.

Según la Secretaría de Comunicación del Estado, los trabajos de construcción de la denominada Unidad Alimentaria MercaPanamá avanzan a buen ritmo, con el objetivo de ofrecer productos alimenticios de alta calidad y en un ambiente controlado.

La estructura se edifica a un costado de la autopista que comunica el oeste con el este de la provincia capitalina de Panamá, la cual pasa por un tramo sobre el Canal de Panamá, cerca de la salida de la vía acuática al Pacífico.

La obra, de acuerdo con el gobierno panameño, implicará una inversión de US$200 millones y beneficiará a los más de tres millones de habitantes que tiene el país.

El gobierno del presidente panameño Ricardo Martinelli puso en marcha el proyecto de Cadena de Frío para reducir la pérdida en el proceso de producción y comercalización de productos en Panamá, además de garantizar la seguridad alimentaria de la población y la calidad de los alimentos, especialmente los de la canasta básica.

Martinelli planteó el domingo pasado en Roma, Italia, al recibir un reconocimiento de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) por los logros de Panamá en la lucha contra la desnutrición, la necesidad de buscar mecanimos para que el mundo no se desperdicie la comida.

El mandatario instó al director general de la FAO, José Graziano da Silva, a que junto a los países aliados se busquen mecanismos para aprovechar la comida que, por procedimientos de calidad tiran algunas empresas a la basura, con el fin de evitar que muchas personas se acuesten sin comer.