Asunción, ABC. El jueves a la noche se registraron numerosas interrupciones de energía eléctrica en la capital y ciudades del área metropolitana, provocando la queja generalizada de usuarios. 

Los cortes duraron entre 20 minutos y 3 horas. Ese mismo día la estatal de electricidad tenía descompuesto el compensador de Limpio, pero igual vendió 25 MW en forma urgente a la firma argentina Transener SA

Los usuarios de la Administración Nacional de Electricidad (ANDE) vienen soportando desde hace varias semanas interrupciones del servicio de energía eléctrica a causa de temporales o la alta demanda sumada a las elevadas temperaturas.

Las interrupciones a causa de los fuertes vientos se debieron a la caída de árboles sobre los cables de distribución de 23.000 voltios, según los reportes de la estatal de electricidad.

El jueves a la noche, cuando la temperatura orillaba los 37 grados, se produjeron una serie de interrupciones del servicio eléctrico en varias zonas de la capital y barrios de ciudades del área metropolitana como Mariano Roque Alonso, Fernando de la Mora, San Lorenzo, Lambaré y Luque.

Los cortes duraron entre 20 minutos y tres horas. Al día siguiente la estatal de electricidad no envió ni un solo reporte sobre las causas de los apagones. 

Esto supone que la empresa nuevamente echó mano, como en épocas anteriores, a los cortes premeditados para evitar el colapso del sistema de distribución, que desde hace varios años opera por encima de su capacidad nominal.

ABC accedió a un reporte interno de la ANDE del mismo día de los apagones. El mismo revela que desde las 18:50 vendió en forma urgente 25 megavatios (MW) a la empresa argentina Transener SA (Compañía de Transporte de Energía Eléctrica en Alta Tensión).

La citada firma es la responsable del servicio público de transporte de energía eléctrica en extraalta tensión en la República Argentina.

La transmisión de la energía paraguaya se realizó a través de Clorinda, desde la subestación Limpio, que en ese momento tenía un compensador estático fuera de servicio, de acuerdo al reporte.

Este sistema es primordial para salvar las sobrecargas en las redes de distribución, según explicaciones técnicas. “Cerrado el 52-84 CER. Sin éxito. Se volvió a disparar”, señala el reporte preliminar interno de la empresa eléctrica N° 339 del jueves 5 de diciembre.

Aun así no cortaron

Pese al problema de los apagones, las autoridades de la ANDE prefirieron mantener sin suministro energético a sus usuarios paraguayos y seguir suministrando los 25 MW a los argentinos, para cubrir su emergencia energética.

Debemos recordar que en mayo de 2012, bajo la presidencia de Fernando Lugo, el Viceministerio de Minas y Energía (VMME) resolvió incrementar un 30 por ciento la tarifa de energía que la ANDE vendía directamente a la Argentina.

La tarifa se elevó de US$ 135 a US$ 180 el megavatio/hora fuera del horario de mayor consumo y de US$ 165 a US$ 210 dentro de la franja de mayor demanda eléctrica.

Pero eso no es todo. Los argentinos no se caracterizan por abonar en tiempo y forma sus deudas con nuestro país, en lo que respecta al consumo de energía.

Deuda de US$100M

Por ejemplo, el tesoro argentino mantiene intacta la energía de la Entidad Binacional Yacyretá (EBY) consumida en el año 2013. De acuerdo a los cálculos, este año corresponde unos US$70M. Ni siquiera trascendió si ya se firmó el acuerdo que desde hace algunos años acostumbran rubricar para los desembolsos.

A menos de un mes que termine el año ni siquiera está cancelando los US$ 30M que debe por la energía consumida en 2012.

La Argentina  dijo “no”

El verano 2012-2013, cuando la ANDE necesitaba cubrir su alta demanda para evitar apagones, solicitó a las autoridades argentinas la compra de energía eléctrica. 

La respuesta que nos dieron fue que su sistema eléctrico “no era confiable”. El entonces titular de la estatal, ingeniero Carlos Heisele, creía que el problema se debía a la coyuntura política de entonces. 

Aun con estos antecedentes y sacrificando a sus propios compatriotas, la ANDE vendió el jueves 25 MW a los argentinos en un horario de alta demanda. 

También había solicitado al Brasil la interconexión con su sistema para abastecer a Salto del Guairá. Tampoco hubo respuesta positiva, sin mayores explicaciones por parte de los brasileros.