Ex trabajadores de la Itaipú Binacional se manifiestan frente a la embajada del Brasil en Paraguay, aprovechando la llegada de la presidenta Dilma Rousseff, exigiendo el pago de millonarias sumas en concepto de bonificaciones adeudadas desde 1979.

Centenares de ex funcionarios de la binacional provenientes de varias partes del Paraguay piden el cumplimiento del Protocolo de Trabajo y Seguridad acordado entre ambos países.

Algunos obreros incluso hicieron crucifixiones simbólicas como medida de presión para el pago del plus acordado desde inicios de 1980, pero que nunca se desembolsó.

Este convenio con los empleados establecía el pago extra de G. 2 millones (US$441,9) por vale de alimentación, aumento del 1% del salario por cada año de antigüedad, 4% de aumento sobre el salario por productividad por año, plus del 66% por vacaciones, y 13% por mes por desarraigo.

“Según un cálculo que hicimos, se debe un total de G. 3.523.500 (US$778,6) por mes a cada obrero de la binacional desde que entró en la binacional”, explicó Carlos González, coordinador de la organización.

Añadió que unas 40.000 personas están reclamando por décadas este beneficio y que hasta la fecha a cada ex trabajador de la binacional se adeuda un promedio de G. 200 millones, de acuerdo a los años de antigüedad.

En la espera de Dilma Rousseff.  Por otra parte, González indicó que están en conocimiento que la presidenta del Brasil, Dilma Rousseff, estará en horas de la noche en cercanías de la embajada, por lo cual seguirán en el lugar para que su reclamo sea escuchado.

“Ella (Rousseff) fue una líder social en Brasil y por eso creemos que nos va a entender. Entenderá nuestra lucha”, subrayó.