La hidroeléctrica Itaipú Binacional sigue arrastrando una deuda de US$13.900 millones, aclaraba recientemente el presidente de la ANDE y consejero de Itaipú, Carlos Heisele. 

El pasivo de la entidad, contabilizado por su Dirección Financiera, hegemonizada por funcionarios brasileños desde 1974, es uno de los grandes misterios del proyecto, especialmente para los paraguayos.

Ha cancelado su deuda. “Creemos que la historia de la deuda de Itaipú y las condiciones de reembolso deben ser reexaminadas por el nuevo Gobierno, en cooperación con Brasil, y tal vez con la asistencia del FMI o las NN.UU.

Hemos revisado los reembolsos realizados hasta la fecha y tenemos razones para creer, sobre supuestos que nosotros consideramos razonables, que Paraguay esencialmente ya ha cancelado su deuda”, se lee en uno de los párrafos del trabajo del economista norteamericano Jeffrey Sachs que entregó al Gobierno y a la prensa paraguaya.

“Creemos que una contabilidad cuidadosa y transparente podría ayudar a resolver el asunto, tras lo cual tal vez se muestre que las deudas son exactamente como están asentadas, o tal vez se concluya que deben ser eliminadas de acuerdo con supuestos más razonables”, añadía en el documento.

Recordemos que al 31 de diciembre de 2006, registros oficiales de Itaipú revelaban, contra la voluntad de sus administradores, que la binacional había pagado a sus acreedores (Eletrobrás y el Tesoro brasileño) US$30.700 millones, y que a pesar del monto abonado su saldo trepaba aún a US$20.200 millones, luego si el saldo actual es de US$13.900 millones, debe inferirse que entre el 2003 y el 2012, pagó a sus acreedores US$6.300 millones.