Parmalat de Venezuela respondió en un comunicado a los señalamientos en su contra que este jueves publicó en un aviso de prensa la Asociación Nacional de Distribuidores de Productos Alimenticios (Andisproa). La empresa aseguró que su producción aumentó en el primer semestre.

Andisproa informó en nombre de los distribuidores de Parmalat que desde hace más de un año “prácticamente no produce leche pasteurizada y ha disminuido en 50% la producción de jugos, té, chica, chocolates y yogures”, según indica el comunicado.

Su presidente, Pedro de León, explicó que el gremio espera al gobierno que tome las acciones necesarias para que esta empresa active un tercer turno de trabajo en su planta de Miranda, en Carabobo, eleve su producción y cumpla con la Ley Orgánica de Seguridad Alimentaria.

“Nosotros hemos hablado con el sindicato, y éste está de acuerdo con se coloque otro turno en la empresa”, acotó de León. Según él, un total de 862 familias se estarían viendo afectadas directamente por la situación de Parmalat.

Parmalat de Venezuela, por su parte, asegura que los volúmenes de producción de la empresa se incrementaron 13% en el primer semestre de 2013 con respecto a igual periodo del año pasado.

La empresa, que pertenece al grupo francés Lactalis desde junio de 2011, precisó que en 2012 recolectó más de 90 millones de litros de leche cruda. Asimismo, procesó 37.000 toneladas de fruta, para un volumen de producción de 2.500 toneladas en este rubro.

Según la nota, Parmalat de Venezuela cuenta con cinco plantas de producción en el país, que “están produciendo al máximo de su capacidad en la medida que el suministro de las materias primas necesarias lo permita” (sic).

Con una nómina de 2.000 trabajadores directos y una red de 2.600 productores nacionales de leche y de fruta, la empresa admitió que “no escapa de los distintos factores que afectan la eficiencia en la producción, tales como el ausentismo, la reducción y limitación del tiempo efectivo de la jornada laboral, limitación severa de la utilización de horas extras, problemas en el suministro eléctrico en las zonas donde se encuentras las plantas industriales, graves problemas en el suministro de materia prima (tales como tapas, envases plásticos, polietileno, pulas de fruta, etc.), que afecta de manera importante la producción”.

El presidente de Andisproa aseguró que mientras la planta de Parmalat en Carabobo trabaja en dos turnos, las demás empresas del ramo lo hacen en tres y, en algunos casos, tienen un turno especial para mantener una constante producción. Por lo tanto, este jueves el gremio también llevó su planteamiento al ministerio de Alimentación, a la Asamblea Nacional, al Indepabis y a la Sundecop , “para que intervengan y revisen el caso”.

Andisproa agrupa a 2.892 distribuidores socios de las empresas Los Andes, Parmalat, Yaracuy e Inlaca, que tampoco está produciendo leche pasteurizada, según de León.

“En Parmalat argumentan que no tiene dólares para importar la pulpa o no hay envases, que los precios regulados no cubren los costos. Pero lo cierto es que alguien tiene que intervenir, porque también el mercado está desabastecido y hay una ley que garantiza la seguridad alimentaria”, dijo el directivo gremial.

De León admite que la leche cruda cuesta más que el litro regulado de la pasteurizada y que no se fabrica casi jugo de naranja porque da pérdidas. El distribuidor tampoco entiende por qué el precio de los jugos está congelado desde hace 21 meses y vale menos que el refresco, pero igualmente espera “que el gobierno presione, llegue a acuerdos y haga lo que deba hacer para corregir el problema”.