Perú lanzó, en el marco de la feria gastronómica Mistura, la ruta del cacao para promover su consumo y para incentivar el turismo en San Martín, una región amazónica que es considerada una de las cunas del chocolate peruano.

En declaraciones a Efe, la viceministra peruana de Turismo, Claudia Cornejo, afirmó que su país ha comenzado a desarrollar rutas turísticas temáticas y que, si el año pasado le tocó al pisco, este año van a lanzar la del cacao, después de que Perú se haya convertido en el primer exportador de cacao orgánico del mundo.

En San Martín, unas 2.000 personas agrupadas en dos cooperativas de cinco municipios se dedican a su cultivo, en una región en la que en los últimos años se han incentivado cultivos alternativos para reducir las plantaciones de hoja de coca.

"Muchos de estos agricultores han encontrado en el cacao una manera de sacar adelante a sus familias", apuntó la viceministra.

La ruta del cacao propone dos recorridos por la región de San Martin: uno, denominado "Alto el Sol Río Abiseo y su cacao", que recorre Juanjui, Pachiza, Alto el Sol y Huicungo, y el segundo, "Lamas y su cacao", que va desde Tarapoto hasta Lamas.

En estas rutas se visitan las principales fincas y se puede apreciar el proceso del cacao desde la primera etapa, que empieza en un vivero, pasa luego a la siembra, la cosecha y el fermentado, hasta que se convierte en uno de los granos más finos del mundo.

Mardonio Quiñones conoce bien todo el proceso, ya que es productor de cacao desde hace 19 años y explica a Efe que hay diferentes tipos de cacao y que el que cultivan en su región es un "cacao fino de sabor frutal" y hasta su cáscara sirve como espesante.

Con esta nueva ruta se pretende que el flujo de turistas en la región de San Martín pase de 830.000 a 1,2 millones en 2016.

Pero la idea de esta ruta es también incentivar el consumo de chocolate no sólo en barra sino que se utilice más en los postres.

La ruta del cacao se difundirá en chocolaterías de Lima y Tarapoto buscando integrar a "todas aquellas unidades empresariales vinculadas al cacao a la cadena de valor del sector turismo", según el Ministerio de Comercio Exterior y Turismo.

Pero el cacao es también protagonista de una exposición en la feria gastronómica Mistura, que abrió sus puertas al público el pasado viernes y que concluirá el próximo 15 de septiembre.

La cocinera Astrid Gutsche, quien junto a Gastón Acurio abrió en 1994 en Lima el restaurante Astrid y Gaston, explicó a Efe que esta exposición es el "evento más grande alrededor del cacao en Perú".

En esta exposición hay invitados de Japón, Bélgica, Francia, Brasil y Venezuela, según explicó Gutsche, quien señaló que muchos ya compran cacao peruano.

Gutsche, una de las principales promotoras y conocedoras del cacao peruano, destacó que Perú tiene la cadena completa: "Los productores, las empresas que convierten el cacao nativo en cobertura y los chocolateros".

La esposa de Gastón Acurio, que dirige la chocolatería Melate, destacó que en los últimos cinco años se han "descubierto unos cacaos maravillosos" y subrayó que en algunas regiones que antes sembraban coca hoy ven en el "cacao una forma de mejorar sus vidas, su destino y cambiar su historia".

El cacao peruano ha obtenido premios como El mejor chocolate del mundo, en el Salon du Chocolat de París 2009, y el Mejor grano y licor de cacao, en la tercera edición de Chocoandino en Colombia en 2011.

Según las proyecciones de la Asociación Peruana de Productores de Cacao y Chocolate (APPCacao), las exportaciones de cacao en Perú sumarán a final de este año US$120 millones (91,1 millones de euros), lo que equivale a un crecimiento de entre 15 y 20 %.