Beijing, Xinhua. Ingrediente de entremeses, platos fuertes y hasta postres, la quinua de Perú fue presentada este miércoles en Bejing ante un público chino curioso por descubrir este misterioso producto de los Incas.

Los habitantes de los Andes comenzaron a cultivar la quinua, alimento que consideraban sagrado, más de 5.000 años atrás, tanto para hacer ofrendas a los dioses como para el consumo propio. La llamaban "la madre de todos los granos".

Hoy en día, la quinua, reconocida por su gran valor nutritivo y medicinal, se ha grajeado el título del "superalimento" por poseer, además de un alto contenido en proteína que oscila entre el 12,5% y el 16,7%, el doble que la fécula convencional, también minerales como el hierro, calcio, fósforo y vitaminas, todos importantes para la salud del ser humano.

Con motivo de la celebración del Año Internacional de la Quinua de las Naciones Unidas, la embajada de Perú organizó este miércoles en Beijing una presentación gastronómica centrada en este pseudocereal milenario, ante un público compuesto por medios de comunicación, gastrónomos, chefs, críticos y asociaciones del sector alimenticio.

En medio del flash incesante de las cámaras y las exclamaciones de los espectadores, los granos de la quinua, de colores de rojo, negro y blanco, brillaban entre las hojas verdes de los vegetales para crear una ensalada de sabor refrescante, perfecto para disfrutar en un día de verano en la calurosa capital china.

La quinua también estaba presente en una salsa huancaina, hecha con queso y cebolla, para acompañar un pollo asado, o en un plato de marisco, frito y empanado en sus granos en vez de la miga, o en una deliciosa mousse en el que la quinua enriquece la textura... Dos chefs peruanos de ascendencia china demostraron el arte de cocinar este "oro de los Andes" en un acto a través del cual Perú espera profundizar el conocimiento de la sociedad china sobre este producto.

"Esperamos popularizar el consumo de la quinua, ya que también nos interesa a nosotros que este producto entre en el mercado chino", explicó a Xinhua el embajador de Perú en China, Gónzalo Gutiérrez Reintal, quien se mostró optimista ante la probabilidad de que a los consumidores chinos les guste este alimento, que en los años 90 del siglo pasado fue declarado como ideal para la supervivencia de la humanidad en el espacio.

El diplomático añadió que ya están en marcha las negociaciones entre Perú y las autoridades sanitarias de China sobre la entrada de la quinua en el mercado chino.

Li Jianjun, comisionado de la Asociación de Hotelería de China, comentó a Xinhua que la quinua, por su extraordinario valor nutritivo, podría ser bien recibido por aquellos consumidores chinos preocupados por mantener una dieta diaria saludable.

"Por ejemplo, en vez de usar el sésamo, un ingrediente típico en la cocina china pero que contiene mucha grasa, se podrá utilizar la quinua, en vez de promoverla sólo dentro del contexto de la comida peruana", sostuvo.

El chef Wang del reconocido Hotel de Beijing, presente en el evento de hoy, se mostró de acuerdo con Li y apuntó que la quinua podría convertirse en una opción muy popular entre los consumidores interesados en la comida sana, o en la dieta vegetariana, también por el valor nutritivo de la quinua.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, destacó el pasado 20 de febrero durante la asamblea general de esta organización que la quinua puede ayudar a combatir el hambre, la pobreza, la mortalidad infantil y otros problemas.

Ban dijo que la quinua podría ayudar a los países a progresar más rápido en pos de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, indicando que, dado el valor nutricional del grano y su adaptabilidad a los distintos climas, el Año Internacional de la Quinua será un catalizador para poder que tiene este alimento en la lucha contra la pobreza y el hambre a escala mundial.

Según estadísticas de la FAO, actualmente la quinua es el tipo de mijo (cultivos cereales agrónomos de semilla pequeña) que menos se produce. En 2011, su producción mundial fue de apenas 80.200 toneladas y sólo se produce de forma orgánica en los Andes (Perú, Bolivia y Ecuador, entre otros), excepto sus variedades transgénicas, de producción industrial en Estados Unidos.

En China, los agricultores en ciertas zonas del montañoso noroeste introducido con éxito el cultivo de quinua, dadas las similitudes con las condiciones climáticas y geográficas andinas, convirtiéndose en una solución para reducir la pobreza y generar ingresos en regiones con tierras poco fértiles.