La petrolera brasileña Petrobras anunció una serie de desinversiones por un total de US$2.100 millones, que incluyen participaciones en concesiones en Brasil y en el Golfo de México, así como en una petroquímica y en una empresa eléctrica.

La mayor empresa de Brasil informó en un comunicado que las ventas son "un paso importante" del plan de desinversiones que se propuso para el quinquenio entre 2013-2017 por cerca de US$9.900 millones.

La compañía, una de las petroleras que más crece en el mundo, ya había anunciado la semana pasada la venta de activos en África por 1.906 millones de reales (unos US$830 millones) igualmente como parte del plan de desinversiones.

Las nuevas cuatro operaciones de ventas fueron aprobadas este viernes por el consejo de administración de la petrolera, que es controlada por el Estado pero tiene acciones negociadas en bolsa.

Una de las operaciones prevé la transferencia a la china Sinochem por US$1,54 millones del 35 % de la participación que Petrobras tiene en el bloque exploratorio BC-10, ubicado en un área de aguas profundas de la cuenca marina de Campos.

Esta concesión, a unos 100 kilómetros del litoral del estado de Espíritu Santo, es explotada por un consorcio que también tiene la participación de las multinacionales Shell (50 %) y ONGX (15 %).

Estas dos empresas tiene derecho de preferencia sobre la participación de Petrobras en la concesión y tendrán plazo de 30 días para ejercer esa opción a partir del momento en que reciban la notificación.

La petrolera brasileña también vendió por US$185 millones su participación en tres concesiones que ya están en fase de producción en aguas estadounidenses del Golfo de México: los bloques MC 613 (Coulomb), GB 244 (Cottonwood) y EW 910.

Petrobras detalló que tiene una participación del 100% en el campo de Cottonwood; del 60% en el EW 910, en el que es socio de W&T Offshore (40%), y del 33 % en el de Coulomb, en el que es socio de Shell (67%).

La petrolera explicó igualmente haber vendido por US$372 millones el 100 % de las acciones que posee en la Petroquímica Innova.

Los papeles fueron adquiridos por el grupo Videolar, accionista mayoritario de la petroquímica y que asumió deudas por 23 millones de reales (unos 10 millones de dólares).

La última operación fue la venta por US$16 millones del 20% de las acciones ordinarias de la Companhia Energética Potiguar (CEP), que fueron adquiridas por la Global Participaçoes em Energía, controladora de la eléctrica.

Petrobras pretende usar los recursos obtenidos en las desinversiones para financiar parte de su plan de negocios para el quinquenio 2013-2017, que prevé inversiones por US$236.700 millones en cinco años para elevar la producción de la empresa de los actuales 2 millones de barriles diarios a 4,2 millones de barriles diarios en 2020.