Río de Janeiro. La petrolera brasileña Petrobras descartó este viernes que Brasil corra el riesgo de un desabastecimiento de combustibles pese a que la compañía está impedida temporalmente de importar gasolina o diesel por una disputa con el Fisco en los tribunales.

Una corte comunicó esta semana a la petrolera estatal, que en los últimos meses viene elevando sus importaciones de combustibles para satisfacer el crecimiento de la demanda en el país, que no puede realizar importaciones o exportaciones hasta que no pague sus deudas con el Fisco, que ascienden a unos 7.300 millones de reales (unos US$3.650 millones).

El Tribunal Superior de Justicia (TSJ) invalidó el pasado lunes el Certificado Negativo de Deudas que un juez le había otorgado provisionalmente a la compañía y que le permitía realizar importaciones y exportaciones mientras seguía con su proceso contra el Fisco en la justicia.

"La Petrobras aclara que está adoptando las medidas necesarias para, en un breve espacio de tiempo, restablecer su Certificado Negativo de Deudas", informó la compañía en un comunicado.

La petrolera agregó en la nota que, pese a la decisión judicial, "no hay riesgo de interrupción operacional o de desabastecimiento de petróleo o derivados en el país".

Pese a que la empresa alcanzó el mes pasado un récord de 2,1 millones de barriles refinados por día, aún necesita importar cerca de 400.000 barriles diarios para atender la demanda.

La petrolera no ha aclarado hasta cuándo podrá seguir atendiendo la demanda con sus inventarios sin realizar nuevas importaciones.

Petrobras, que disputa en la justicia una deuda relativa a su impuesto de renta sobre remesas hechas al exterior para fletar embarcaciones entre 1999 y 2002, presentó un recurso ante un tribunal de primera instancia que le permitió mantener provisionalmente su estatus de empresa sin deudas con el Fisco.

El recurso le permitía seguir importando, lo que está vetado para empresas con deudas fiscales, por lo menos hasta que la justicia se pronunciase definitivamente sobre el pleito.

Pero el Tribunal Superior de Justicia, en su fallo del pasado lunes, dejó sin efecto la medida anterior y aclaró que la compañía no puede realizar importaciones mientras no pague sus deudas fiscales.

"La compañía adoptará todas las medidas posibles para seguir discutiendo el asunto en los tribunales debido a que considera que está amparado por la legislación tributaria, que le garantizaba una exención de impuestos en la época", según el comunicado.