La petrolera estatal brasileña Petrobras vendió su filial colombiana a la anglo francesa Perenco, en una operación por valor de US$380 millones, según informó este viernes la compañía en un comunicado.

El Consejo de Administración de la estatal, reunido este viernes en Río de Janeiro, aprobó la venta del 100% de las acciones de emisión de Petrobras Colombia Limited (PEC) a la europea Perenco, que tomará el control de los once bloques de explotación y producción en tierra y los oleoductos Colombia y Alto Magdalena.

Los bloques tienen una producción promedio de 6.503 barriles de crudo equivalente por día, mientras que los oleoductos tienen respectivamente una capacidad de transporte de 14.950 y 9.180 barriles por día.

No obstante, Petrobras indicó que la transacción está sujeta a la aprobación de las autoridades reguladoras, como la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH).

Según la información, Petrobras continuará en Colombia a través de sus activos de explotación en aguas marítimas, redes de distribución y un bloque restante en tierra.

"Esta operación representa otro importante paso en el Programa de Desinversiones de Petrobras (Prodesin), previsto en el Plan de Negocios y Gestión 2013-2017", que incluyó también la venta de activos en Argentina, puntualizó la compañía.