Nueva York. Los contratos a futuro sobre el petróleo retrocedieron el viernes por cuarta sesión consecutiva presionados por las continuas preocupaciones sobre la deuda soberana en la zona euro, el ritmo de la recuperación económica en Estados Unidos y los crecientes inventarios de crudo.

El crudo para entrega en junio cayó US$2 a US$75,11 el barril en la New York Mercantile Exchange, su precio más bajo desde el 12 de febrero. En un período de cuatro día que también observó descensos en los mercados de acciones y divisas, el petróleo bajó US$11,08 por barril, o el 12,9%.

Un repunte tentativo durante el día fue aplastado por el último informe de empleos Estados Unidos, el cual desalentó a aquellos inversionistas que esperan ver una recuperación fiscal.

El Departamento de Trabajo informó el viernes que las nóminas de empleos no agrícolas aumentaron en 290.000 el mes pasado, su mayor incremento desde marzo del 2006. El ascenso se compara con el incremento de 230.000 en marzo. La lectura superó el consenso del mercado de un incremento de 180.000 empleos. Pero la tasa de desempleo, que se esperaba se mantuviera en el nivel de marzo del 9,7%, aumentó al 9,9%.

Los problemas en torno a la crisis de deuda de algunas naciones europeas también afectaron a los mercados ya preocupados por los altos inventarios y por la posibilidad de que la oferta supere a la demanda.