Londres. El petróleo subía el viernes hacia los US$81 por barril, acercándose al récord en siete semanas, tras unas señales de que China mantendrá sus medidas de estímulo, lo que aumentó las esperanzas de que un fuerte crecimiento ayude a absorber la oferta excesiva de crudo.

El primer ministro chino Wen Jiabao, en su alocución anual ante el Congreso Popular de la Nación, dijo que el país, segundo mayor consumidor de petróleo del mundo, continuará una política monetaria apropiadamente flexible, junto con una política fiscal activa.

El crudo estadounidense para abril ganaba 44 centavos a US$80,65 por barril a las 1010 GMT, después de tocar un máximo en siete semanas de US$81,23 hace dos días. El Brent de Londres para abril avanzaba 46 centavos a US$79,00.

Los mercados de acciones subían el viernes tras unos datos alentadores de ventas minoristas y empleos en Estados Unidos, que sugirieron que la mayor economía mundial se estabiliza. Pero los analistas anticipan que un reporte que saldrá el viernes, más tarde, refleje que las nóminas laborales no agrícolas del país bajaron en febrero como resultado del impacto de las severas tormentas de nieve.

"Fundamentalmente, gracias al tiempo frío en el hemisferio norte, las existencias (de petróleo) incluyendo el almacenamiento flotante (en el mar) están bajando", dijo Keichi Sano, gerente de investigaciones de SCM Securities en Tokio.

"Pero el mercado no parece muy fuerte como para quebrar el nivel de US$85 al alza", dijo Sano. "El petróleo se negocia dentro de un rango muy estrecho pese al reciente temor de ajuste de la política monetaria de China y los problemas de Grecia, o el potencial alcista por las tensiones sobre Irán".

China esquivó la peor parte del declive económico global con un aumento del crédito, reducciones de tasas de interés y el lanzamiento de un programa de infraestructura de 4 billones de yuanes (US$585.000 millones) a fines del 2008.

Pero en los últimos dos meses, China ha restringido la cantidad de dinero que los bancos pueden prestar, al disponer incrementos en los ratios de requisitos de reserva, a fin de evitar un recalentamiento económico.

En tanto, Singapur dijo que elevó sus niveles de alerta en la ciudad-Estado y reforzó la seguridad en el aeropuerto y el nuevo casino tras una advertencia que hizo el jueves su Armada, de posibles ataques contra tanqueros en el Estrecho de Malaca.

El Estrecho es una ruta naviera clave que transporta 40% del comercio mundial, incluyendo un promedio de 15 millones de barriles de crudo todos los días.