Nueva York. Los contratos a futuro sobre el crudo concluyeron el viernes sobre los US$85 el barril, luego que las esperanzas de una mejora en la economía de Estados Unidos y a nivel mundial contribuyeran a que el mercado petrolero se sobreponga al nerviosismo ocasionado más temprano por la intensificación de los problemas financieros de Grecia.

Sin embargo, el contrato principal del West Texas Intermediate continuó negociándose con un descuento significativo frente a los contratos con fecha de vencimiento posterior y a los referenciales europeos como resultado de un exceso de suministros de crudo en el mercado de Estados Unidos.

El contrato del crudo dulce ligero para entrega en junio cerró el viernes con un alza de US$1,42 a US$85,12 el barril en la New York Mercantile Exchange. El crudo Brent ascendió en la bolsa de futuros ICE US$1,58 a US$87,25 el barril.

El mercado del petróleo inició sus avances luego que las cifras publicadas en Estados Unidos sobre la ventas de viviendas nuevas y los pedidos de bienes duraderos sugirieran una mejora en el panorama económico.

El Departamento de Comercio informó que las ventas de viviendas nuevas registraron en marzo su mayor incremento interanual en casi cinco años, a medida que los compradores se apresuraban a asegurar un crédito tributario implementado por el gobierno, cuyo vencimiento está programado para el final de abril.

Otro informe mostró que los pedidos de bienes duraderos registraron en marzo una inesperada caída del 1,3%, mientras que un indicador de los gastos de capital también descendió, una señal de que la confianza de las empresas del país en la recuperación económica permanece frágil.