Sala de Inversión. Este miércoles, por tercera jornada, los contratos a futuro del petróleo operaron a la baja y alcanzaron el nivel más bajo de la semana. Esto, luego que se informara que  Libia prepara la reapertura de los puertos de exportación de crudo.

El West Texas Intermediate (WTI) opera en US$104,52 retrocediendo 59 centavos, mientras que el barril crudo de referencia Brent cotiza en US$109,73, lo que se traduce en una baja de 42 centavos, de acuerdo al reporte de Infosel.

Por otra parte, el mercado está atento a los datos de inventarios en los Estados Unidos y a la publicación de las minutas de la pasada reunión de política monetaria de la Fed, en donde se buscarán señales sobre un pronto recorte en los estímulos monetarios en septiembre.

Este martes el Instituto Americano del Petróleo (API, por sus siglas en inglés) dio a conocer que los inventarios presentaron una baja de 1,2 millones de barriles, mientras que el mercado prevé una baja de 1,5 millones de barriles. Además, el API informó que los suministros de gasolina disminuyeron 3,7 millones y los de destilados aumentaron 1,8 millones de barriles.

Por otra parte, dentro del mercado circularon rumores que la caída del día de ayer del WTI, la más grande en dos meses, fue impulsada por el cierre del oleoducto de Seaway, que transporta petróleo de Cushing, Oklahoma a las costas del Golfo de México.

Finalmente, una noticia bajista para el mercado fue el informe del ministerio de petróleo de Libia, que señaló que las terminales de Zueitina y Hariga están listas para reanudar con las exportaciones.