Nueva York. Los contratos a futuro sobre el crudo registraron el jueves un máximo de cinco semanas gracias a un descenso en los inventarios de derivados en Estados Unidos, las preocupaciones sobre el abastecimiento de gasolina en el país y los problemas en el yacimiento petrolero Buzzard North Sea.

El contrato sobre el crudo dulce ligero para entrega en marzo subió US$1,73, o un 2,2%, a US$79,06 por barril en la New York Mercantile Exchange. El contrato sobre el crudo Brent en la ICE escaló US$1,51, o un 2%, a US$77,78 por barril.

Los inventarios de derivados, que incluyen el diésel y el petróleo para calefacción, cayeron 2,94 millones de barriles la semana pasada, lo que se compara con las expectativas de una caída de 1,5 millones de barriles.

Por su parte, los inventarios de crudo subieron en 3,09 millones de barriles a 334.503 millones de barriles, más que los 1,8 millones de barriles que proyectaron los analistas.

"El informe fue relativamente neutral, pero el mercado actúa con firmeza y no quiere ninguna venta generalizada", dijo Mike Zarembski de OptionsXpress in Chicago.

Sin embargo, fue el mercado de la gasolina el que hizo subir posteriormente los precios del crudo debido a las preocupaciones sobre el abastecimiento futuro.

"La gasolina está encabezando las alzas del complejo debido a un fuerte descenso en la producción (en Estados Unidos) y en las importaciones de gasolina que se han combinado con huelgas (en refinerías) en Francia", dijo Hamza Khan, analista de Schork Group en Villanova, Pennsylvania.

Los precios habían recibido soporte antes de la divulgación de las cifras de inventarios debido a interrupciones en la producción en el yacimiento Buzzard en el Mar del Norte.

El contrato sobre la gasolina reformulada para mezcla con oxígeno, o RBOB, a marzo subió 6,21 centavos, o un 3,1%, a US$2,0692 por galón. El contrato sobre el petróleo para calefacción a marzo avanzó 4,49 centavos, o un 2,2%, a US$2,0516 por galón.