Nueva York. Los contratos a futuro sobre el crudo cerraron el miércoles con pronunciadas bajas por segundo día consecutivo, al finalizar por debajo de US$80 por barril en tanto la huelga nacional en Grecia creaba dudas sobre la capacidad de la nación para cumplir con los términos de un paquete de rescate financiero.

El contrato de crudo para entrega en junio cayó US$2,77, o un 3,5%, el barril, tras llegar a descender a US$79,15 el barril previamente en la sesión. Este fue el primer cierre por debajo de US$80 desde el 15 de marzo. El contrato a junio del crudo Brent en la ICE bajó US$3,06, o un 3,6%, a US$82,61 el barril.

En Grecia, tres personas murieron en un aparente ataque con una bomba incendiaria en el centro de Atenas el miércoles a medida que una masiva protesta en contra de las recientes medidas de austeridad griegas se tornó violenta y numerosos jóvenes sembraron el caos a lo largo del centro de la ciudad.

La huelga se ve como una prueba clave de la habilidad del gobierno para vender a su pueblo las duras medidas de austeridad a cambio de un rescate de 110.000 millones de euros (US$143.000 millones) por parte de la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional.

Otros bienes básicos, incluyendo al oro y el cobre, también descendieron a medida que los inversionistas abandonaban los activos percibidos como más riesgosos en busca del refugio seguro que se percibe generalmente en el dólar. Sin embargo, el oro y el cobre repuntaron posteriormente en la sesión, mientras que el oro permaneció en baja a medida que se volvió evidente que hubo factores únicos que hacían que el petróleo sea vulnerable a descensos.

"Hemos tenido un flujo comercial muy favorable para el mercado del petróleo, basado en toda esta idea del apetito de los inversionistas por el riesgo", dijo Tim Evans, analista de Citi Futures Perspective en Nueva York. "Ahora se están atragantando con ese riesgo, y el mercado está haciendo una maniobra Heimlich".

El petróleo ha estado ascendiendo mayormente debido a las expectativas de que la demanda aumentaría en el futuro debido al crecimiento económico global, pero los avances en gran medida ignoraron el actual cuadro de altos suministros y pobre demanda.

Otro factor que contribuyó al descenso de hoy, fue un aumento mayor al esperado en los inventarios de crudo.

El Departamento de Energía de Estados Unidos informó que los inventarios de crudo se incrementaron en 2,8 millones de barriles a 360,6 millones de barriles, en comparación con la estimación promedio de un aumento de 700.000 barriles.

El departamento informó también de un aumento mayor al anticipado en los inventarios de gasolina. Las existencias de gasolina aumentaron en 1,3 millones de barriles a 224,9 millones de barriles. La cifra se compara con el incremento de 100.000 barriles proyectado en un sondeo de Dow Jones Newswires a 11 analistas.

El contrato a junio de la gasolina reformulada para mezcla con oxígeno, o RBOB, descendió 10,18 centavos, o un 4,4%, a US$2,2204 el galón.

Los contratos a junio de los destilados, que incluyen el diésel y al combustible de calefacción, cayeron 7,50 centavos, o el 3,3%, a US$2,1845 por galón.