Nueva York. Los contratos a futuro sobre el crudo concluyeron el jueves cerca de un mínimo de un mes, presionados por nueva evidencia de una disminución en la demanda.

La propuesta de la Casa Blanca para limitar el tamaño y alcance de los bancos, muchos de los cuales tienen operaciones importantes de negociaciones de bienes básicos, también contribuyeron a las pérdidas del día.

El contrato sobre el crudo dulce ligero a marzo bajó US$1,66, o un 2,1%, a US$76,08 por barril en la New York Mercantile Exchange, el precio más bajo de liquidación desde el 22 de diciembre. El contrato a febrero expiró el miércoles a US$77,62 por barril.

El contrato sobre el crudo Brent en la ICE bajó US$1,74, o el 2,3%, a US$74,58 por barril.

Los precios del petróleo descendieron después de que la Administración de Información de Energía de Estados Unidos informara que la demanda de crudo descendió en las cuatro semanas al 15 de enero un 1,8% por debajo de los mínimos registrados durante la recesión el año pasado.

Una recuperación en la demanda por parte del mayor consumidor de crudo en Estados Unidos es vista como esencial para reducir el exceso de suministros de petróleo que se acumularon durante la recesión del global. Sin embargo, a pesar de varios meses de alentadoras cifras económicas, la demanda en Estados Unidos permanece débil.

Las refinerías respondieron a la demanda débil y operaron al 78,4% de su capacidad la semana pasada, la tasa más baja en al menos dos décadas, si se consideran los períodos inmediatamente posteriores a huracanes en la Costa del Golfo.

"Las refinerías no quieren producir si la demanda es pobre y el dinero no se ve", dijo Mike Zarembski, analista senior de bienes básicos en OptionsXpress en Chicago.

Los inventarios de gasolina se expandieron en 3,95 millones de barriles a 227,44 millones de barriles, muy superior al aumento de 1,3 millones de barriles proyectados por los analistas.

Los inventarios de derivados del petróleo, que incluyen el combustible de calefacción y el diésel, registraron una caída de 3,26 millones de barriles a 157,14 millones de barriles. Los inventarios de crudo declinaron en 471.000 barriles a 330,57 millones de barriles.

Las caídas en los precios se profundizaron luego que el presidente Barack Obama presentara su propuesta para reducir el tamaño de las instituciones financieras y evitar que los bancos comerciales se enfrasquen en ciertas actividades de inversión, incluyendo la propiedad de fondos de cobertura y negociaciones con recursos propios.

El plan potencialmente llevaría a cambios radicales en muchos de los principales participantes en el mercado petrolero, incluyendo a bancos comerciales como J.P. Morgan Chase & Co., Goldman Sachs Group Inc. y Morgan Stanley.

Pero como la reforma está en sus etapas tempranas y no es segura su recepción en el Congreso, la reacción del mercado fue limitada.

El contrato sobre la gasolina reformulada para mezcla con oxígeno, o RBOB, a febrero cayó 6,36 centavos, o un 3,1%, a US$1,9829 por galón. El contrato sobre el petróleo para calefacción a febrero bajó 3,55 centavos, o un 1,8%, a US$1,9856 por galón.